Diario Vasco

San Sebastián, 13 feb (EFE).- El director de la asociación vasca de derechos humanos Bakeaz, Josu Ugarte, ha presentado hoy en San Sebastián la investigación sobre "la extorsión y la violencia de ETA contra el mundo empresarial" que ha coordinado y recogido en un libro titulado "La bolsa y la vida".

La presentación, organizada por el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) en el centro cultural Koldo Mitxelena de la capital guipuzcoana, ha contado con la participación del directivo de esta asociación Rubén Múgica, y del director del Centro para la Memoria de las Víctimas del Terrorismo, Florencio Domínguez, además de la del doctor en Derecho José María Ruiz Soroa.

La investigación recogida en el libro "La bolsa y la vida" es fruto de un trabajo de varios años que ha quedado plasmada en un documento sobre el chantaje que ejerció la banda y que le aportó los recursos suficientes para financiar su actividad terrorista.

Josu Ugarte calcula que ETA necesitaba para costear su actividad terrorista más de cinco millones de euros al año y su principal fuente de financiación fueron los secuestros.

No obstante, Ugarte considera que nunca será posible cuantificar exactamente cómo pudo afectar el terrorismo al PIB y al desarrollo económico de Euskadi y Navarra, ni determinar cuántas empresas abandonaron esos territorios por esa amenaza, ni la pérdida de inversiones o el coste en seguridad que tuvieron que hacer, por ejemplo, grandes bancos que conformaron sus propios equipos de protección y escolta para proteger a sus directivos.

Los informes periciales y datos de investigadores de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado desde el inicio de su actividad terrorista en 1968 hasta 2013 han determinado que el coste económico directo de ETA puede alcanzar los 25.000 millones de euros, destacando el peso que tuvo la paralización de la construcción de la central nuclear de Lemoiz (Bizkaia), que supuso unos 6.000 millones de euros.