Diario Vasco

San Sebastián, 6 dic (EFE).- La Fiscalía de Gipuzkoa pide nueve años de cárcel para un individuo al que acusa de golpear en la cara con la hebilla de un cinturón a un hombre que perdió "funcionalmente" la visión del ojo derecho a consecuencia de este incidente.

Según detalla el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que hoy ha tenido acceso EFE, los hechos se produjeron sobre las 2.30 horas del 10 de febrero de 2013 en la plaza del Ayuntamiento de una localidad del interior de Gipuzkoa, donde la víctima fue testigo de un "altercado" que se estaba produciendo entre sus amigos y otro grupo de personas, entre las que se encontraba el procesado.

El perjudicado trató de "mediar en la pelea" para intentar ponerle fin "pero, como quiera que no lo consiguió, se dio la vuelta" con intención de dirigirse a la zona de bares de la población.

El texto de la Fiscalía precisa que, en ese momento, "por razones que se desconocen", el imputado se dirigió a la víctima y, "sin mediar palabra" y "con ánimo de menoscabar su integridad corporal", se quitó el cinturón y presuntamente "le golpeó con él en la cara".

La hebilla del cinturón impactó "fuertemente" en el ojo derecho del perjudicado y "provocó su caída al suelo", tras lo que el herido fue traslado, en un primer momento, al Hospital de Mendaro y, posteriormente, al Hospital Universitario Donostia, "donde permaneció ingresado hasta el 15 de febrero".

A consecuencia del golpe recibido, la víctima sufrió un "traumatismo orbitario-ocular derecho con equimosis y edema palpebral, fractura de la pared medial de órbita y afectación del funcionalismo visual del ojo".

Tras recibir el alta, el herido "invirtió un total de 62 días para su completa sanación, 25 de los cuales estuvo impedido para realizar sus ocupaciones habituales".

Además, "fue objeto de diversos controles médicos y oftalmológicos" que constataron la existencia de lesiones como: "midriasis pupilar, catarata traumática, aumento de la presión intraocular, y roturas coroideas en polo posterior", entre otras afecciones.

Como secuelas, el afectado sufre un déficit de agudeza visual en el ojo derecho, próximo a la ceguera, y un perjuicio estético "ligero en un rango medio-alto".

La Fiscalía considera que estos hechos son constitutivos de un delito de lesiones agravadas por el que reclama para el encausado nueve años de prisión, que éste no pueda acercarse a su víctima ni comunicarse con ella durante diez años y que la compense con un total de 28.371 euros.