Diario Vasco

Lasarte-Oria , 28 nov .- Una estación móvil instalada hoy en Lasarte-Oria ha comenzado a medir la calidad del aire en este municipio guipuzcoano, colindante a la zona donde se construye la incineradora, para compararla con la posterior a su entrada en funcionamiento y evaluar el impacto real de su actividad.

La viceconsejera de Medio Ambiente del Gobierno Vasco, Elena Moreno, y el diputado foral del mismo departamento en Gipuzkoa, José Ignacio Asensio, han presentado esta mañana en el parque Tximistarreta de Lasarte-Oria la unidad de control ambiental, la primera de las cuatro que se instalarán en el área de influencia directa de la planta.

La estación móvil puesta en marcha hoy llevará a cabo inicialmente una campaña de medición de gases y partículas de tres meses, que se repetirá posteriormente para obtener datos representativos en diferentes condiciones atmosféricas, hasta que sea sustituida por otra definitiva de carácter fijo.

El objetivo es obtener "datos comparativos de la situación 'pre' y 'post' operacional" y "evaluar el impacto" que pueda tener la incineradora, ha señalado Moreno, quien no obstante ha subrayado que, "en principio, lo lógico", es que no repercuta negativamente en la calidad actual del aire.

"No tiene por qué haber grandes diferencias -ha agregado- pero es importante tener datos de contraste para saber dónde nos movemos".

La viceconsejera ha precisado que la unidad móvil controlará los niveles de concentración de sustancias como partículas PM10, dióxido de azufre, ozono, óxidos de nitrógeno y monóxido de carbono.

Con filtros que enviará al laboratorio para su análisis, en el caso de las partículas, y con monitores que miden los otros contaminantes en tiempo real, la unidad de Tximistarreta almacenará, verificará y publicará los datos, bajo la supervisión de los servicios técnicos del Gobierno Vasco.

Tanto esta primera estación móvil, como la permanente que la sustituirá también en Lasarte-Oria y las otras tres que el Gobierno Vasco y la Diputación colocarán, cuando la incineradora esté en servicio, en Andoain, Usurbil y el barrio de Zubieta de San Sebastián, estarán integradas en la Red de Control y Vigilancia de la Calidad del Aire de Euskadi, y sus mediciones estarán a disposición de los ciudadanos en tiempo real.

Los controles "permitirán evaluar la calidad actual" del aire y "garantizarla" cuando esté funcionando la planta de incineración de basuras, ha afirmado Moreno, quien ha comentado que este tipo de mediciones "no son excepciones" pues en Euskadi hay diversas instalaciones de este tipo que "se dedican a medir el aire" en el entorno de industrias como Petronor o General Química.

El diputado foral ha subrayado por su parte que el principal objetivo de estas estaciones de control es facilitar a los ciudadanos información "con total y absoluta transparencia" acerca de la actividad que tendrá la futura incineradora.

Los guipuzcoanos "podrán ver que, además de resolver un problema acuciante, como es el tratamiento de residuos", el complejo de Zubieta "es inocuo para su salud".

Respecto a la marcha de las obras de construcción de la incineradora y el resto de infraestructuras que albergará el denominado Complejo Medioambiental de Gipuzkoa (CMG), Asensio ha afirmado que "van viento en popa" y se cumple el calendario previsto, por lo que la estará terminado "para el final de la legislatura", es decir, a mediados de 2019.