Diario Vasco

San Sebastián, 14 nov (EFE).- La Diputación de Gipuzkoa prepara un mapa térmico de las principales carreteras del territorio para conocer con antelación la aparición de placas de hielo en la calzada, que espera incorporar dentro de un año al plan de vialidad invernal.

Mañana comienza el plan 2017-2018, que se extenderá hasta el 15 de abril y tiene un presupuesto de 2,5 millones de euros. Contará con una dotación de 80 camiones quitanieves y 12 vehículos ligeros, y se dispondrá además de 8.100 toneladas de sal repartidos en 38 silos.

El Gobierno Vasco aportará grúas de gran capacidad para actuar en la N-1 y la A-15 en el caso de que algún vehículo pesado obstaculice o tenga problemas en dichas carreteras.

Los medios humanos variarán según la cota de nieve. Si ésta llega al nivel del mar trabajarán alrededor de 150 personas.

Como cada año, el departamento de Infraestructuras Viarias trabajará en colaboración con Bidegi, Bomberos de Gipuzkoa, el Gobierno Vasco, la Ertzaintza, el Gobierno de Navarra y las diputaciones de Álava y Bizkaia.

La diputada de Infraestructuras Viarias, Aintzane Oiarbide, ha subrayado que Gipuzkoa hará uso de todos los medios disponibles para "procurar la máxima seguridad y comodidad" posible a los usuarios y "evitar o minimizar" la degradación de las carreteras.

En un comunicado, ha explicado que esperan que para la próxima campaña esté listo el citado mapa térmico, una aplicación que detecta las zonas más frías de cada itinerario en las que se pueden instalar sensores de pavimento para aportar una mejora significativa en la exactitud de las previsiones.

El Plan de Vialidad Invernal se activará siempre que la Agencia Vasca de Meteorología avise de heladas a cualquier cota o de nieve en cotas inferiores a los mil metros.