Diario Vasco

San Sebastián, 14 nov (EFE).- El Foro Social cree consolidada una "mayoría institucional, política, sindical y social" vasca que pide que la problemática de los presos de ETA se encauce desde "parámetros de legalidad penitenciaria, sin castigos añadidos" como los que, su juicio, sufre el recluso Ibon Iparragirre, gravemente enfermo.

Los portavoces del Foro Social Permanente, Nekane Altzelai y Agus Hernán, acompañados por representantes de Etxerat y Sare, han ofrecido hoy una rueda en San Sebastián en la que han expresado su "preocupación y alarma" por la situación de Iparragirre, enfermo de sida.

Altzelai y Hernán han leído, en euskera y castellano, respectivamente, un comunicado en el que aseguran que estos "posicionamientos políticos y sindicales" que, en su opinión, son mayoritarios coinciden con "las demandas de la sociedad vasca".

"Poco a poco, los diferentes actores que pueden aportar a la resolución están llegando a niveles de acuerdo importantes que esperamos que desemboquen en una hoja de ruta integral y transversal" que debe definir "cómo afrontar la reintegración en un plazo razonable y con garantías de aplicación, superando la actual excepcionalidad penitenciaria", han defendido.

El Foro Social Permanente, que agrupa a entidades y personas que impulsan un "proceso de paz" en Euskadi, ha calificado de "hitos importantes" los distintos posicionamientos de los parlamentos vasco y navarro en los que solicitan las transferencias en materia penitenciaria y la solución en "parámetros exclusivamente humanitarios, huyendo de lógicas de venganza" para los presos de ETA que sufren enfermedades graves.

Esta entidad considera que "el debate de las transferencias de las competencias en materia penitencia es un asunto central en este proceso de resolución".

"Estamos convencidos de que, si la gestión de estas transferencias estuviese en manos de los gobiernos vasco y navarro esta problemática podría encarase desde parámetros más razonables", aunque para ello se debe producir, a su juicio, una reforma de la legislación para que se devuelvan a los juzgados de Vigilancia Penitenciaria las competencias sobre el cumplimiento de la pena impuesta", añade este organismo.

Respecto a la situación de los presos de ETA que sufren enfermedades graves, el Foro Social denuncia el caso "flagrante de vulneración de derechos humanos y de absoluta falta de humanidad" que se ha dado con Ibon Iparragirre.

Ha denunciado la "enorme frustración que provoca la sordera y falta de humanidad" por parte del Gobierno central e insiste en la necesidad de articular las "iniciativas institucionales y sociales necesarias para que el caso de Ibon Iparragirre y el de los otros 21 presos en similar situación tenga una solución urgente".