Diario Vasco

San Sebastián, 13 (EFE).- El Super Amara Bera Bera afronta la segunda ronda de la Copa EHF ante el Kastamonu Belediyesi de Turquía, con la celebración tanto del encuentro de ida como el de vuelta en casa de su rival.

El club donostiarra ha llegado a este acuerdo con el conjunto otomano porque considera que puede batirle a domicilio y así se ahorra los gastos de un desplazamiento que corre en estos casos a cargo del anfitrión.

Es la segunda eliminatoria en esta competición continental para las vascas, que sufrieron ante el Colegio Gaia portugués en la apertura de esta competición, con victoria mínima en San Sebastián y una goleada a su favor en tierras lusas.

El Kastamonu es un equipo con poco recorrido en las competiciones europeas, que juega en una ciudad de 130.000 habitantes a 250 kilómetros de la capital turca, Ankara.

Sin embargo, con la incorporación de jugadoras extranjeras estuvo a punto de dar la sorpresa en la previa de la Champions ante dos buenos equipos como el Podravka croata (21-17) y el HC Gomel de Bielorusia (29-28), lo que ilustra su potencial.

Monse Puche, entrenadora del Super Amara, confía en las posibilidades de su equipo, segundo clasificado en la Liga Femenina tras el Rocasa, después de la mejora de los últimos partidos con las victorias ante el Mecalia y el Santa Eularia en Ibiza, pero para ello ha de ofrecer la mejor versión de su juego.