Diario Vasco

San Sebastián, 16 sep (EFE).- El Kutxa Kultur Festibala, que este año se ha trasladado al hipódromo de San Sebastián, celebra su segunda y última jornada en la que la gran atracción será, de madrugada, el concierto que ofrecerá The Hives, un grupo sueco de rock de garaje que asegura decibelios, energía y diversión.

El festival desafió ayer al mal tiempo en su nuevo emplazamiento por el que pasaron, entre otros, Love of Lesbian, referencia de la música indie española, y los míticos The Jesus and Mary Chain, uno de los principales reclamos de la presente edición.

La segunda jornada inicia su sesión vespertina en el escenario principal con la mexicana Vanessa Zamora, tras lo cual será el turno de The Divine Comedy, banda liderada por el norirlandés Neil Hannon que en sus tres décadas de trayectoria ha mezclado pop orquestal, cabaret y música contemporánea, entre otras influencias, para ofrecer una música totalmente inclasificable.

La noche continuará en este escenario Keler con las propuestas de los neoyorquinos The Drums y de los esperados The Hives tras lo cual continuará el baile con Hercules and The Love Affair hasta altas horas de la madrugada.

La gran fiesta de la música independiente de San Sebastián, que hasta el año pasado se celebraba en el parque de atracciones de Igeldo, estrena este año nuevo emplazamiento en Lasarte (Gipuzkoa) lo que ha permitido incrementar el aforo del festival desde los 6.000 hasta los 8.000 espectadores e instalar cinco escenarios, uno de ellos en una carpa de circo.