Diario Vasco

San Sebastián, 20 mar (EFE).- La próxima temporada Otoño-Invierno 2018 contará, entre sus múltiples novedades, con dos colecciones de pantalones confeccionadas por la empresa guipuzcoana Ternua a partir de viejas redes de pesca desechadas por las cofradías de pescadores vascas de Getaria, Hondarribia y Bermeo.

Este innovador proyecto, denominado "Redcycle", ha contado con la colaboración de la Organización de Productores de Pesca de Bajura de Gipuzkoa (OPEGUI) y del departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco, y permitirá recuperar 12 toneladas de antiguas redes de pesca que tendrán ahora un nuevo uso, tras pasar por un proceso de reciclaje y reconversión en un nuevo material.

Según informan los promotores de esta iniciativa en una nota, la presentación del proyecto, que nació en 2015, ha tenido lugar esta mañana en el Aquarium donostiarra, con la participación del representante de OPEGUI Xabier Zaldua, el director de I+D de Ternua, Eduardo Uribesalgo, y el director de Pesca del Gobierno Vasco, Leandro Azkue,

La técnica de reciclaje utilizada en este proceso requiere la transformación de redes abandonadas en hilo de nailon regenerado para la elaboración de prendas técnicas sostenibles, un proceso que tendrá lugar en la empresa italiana Aquafil.

Para ello, en un primer momento, las redes serán trasladadas junto a otros materiales de similares características a una planta eslovena, donde serán limpiadas y desmenuzadas antes de reenviarlas a una planta de regeneración para volver a convertirse en materia prima.

El hilo final será el resultado de la mezcla del reciclado de redes de pesca con otras materias recicladas como moquetas, un producto que será trasladado ala empresa IBQ de Barcelona, donde se desarrollarán los tejidos que posteriormente llegarán a la planta de Ternua en Arrasate (Gipuzkoa), en la tiene lugar el proceso de diseño y desarrollo de prendas "recicladas, reciclables y respetuosas con el planeta".

Durante su comparecencia, el representante de OPEGUI, Xabier Zaldua, ha destacado la importancia de recuperar las viejas redes de pesca, porque este sector "depende del mar y de unos ecosistemas limpios que sean sostenibles en el tiempo".

Ha recordado, en este sentido, que actualmente las basuras y las redes abandonadas en el mar representan una grave amenaza para los ecosistemas marinos, pues se calcula que hay unas 640.000 toneladas de redes abandonadas en los fondos marinos que, además de contaminar, suponen un peligro de muerte para algunas especies animales.

Estas mallas perdidas se suman además al "importante volumen de redes en desuso acumuladas en los almacenes situados en los puertos, con destino indefinido", ha precisado.

Por su parte, el portavoz de Ternua Eduardo Uribesalgo, ha recordado el "compromiso" de su compañía por "minimizar al máximo posible" su "impacto negativo" en el medio ambiente, para lo que utiliza "los materiales, recursos y procesos más sostenibles posibles".

El director de Pesca del Gobierno Vasco, Leandro Azkue, ha valorado este tipo de iniciativas público privadas que "además de beneficiar al sector pesquero también repercuten en la sociedad en general".