Diario Vasco

San Sebastián, 29 nov (EFE).- El Ayuntamiento de San Sebastián ha aprobado hoy de manera definitiva el Plan Especial para la parcela de Arzabaleta, en los altos de Zubieta, donde se prevé construir la incineradora de residuos, entre otras infraestructuras para el tratamiento de las basuras.

El alcalde donostiarra, Eneko Goia, ha dado cuenta hoy, en rueda de prensa, de esta decisión que ha adoptado en su reunión semanal la Junta de Gobierno Local, ha informado el consistorio en un comunicado.

Fuentes municipales han precisado que se trata de un trámite urbanístico "previsto y necesario", que sigue adelante "sin contratiempos" para que el Consorcio de Residuos de Gipuzkoa (GHK) pueda construir en ese lugar su proyecto de centro de gestión de basuras, que en una primera fase prevé albergar una planta incineradora y otra TMB.

Según el plan urbanístico aprobado, la ordenación de la parcela de Arzabaleta consta de tres áreas diferenciadas: Una "Zona de Restauración Paisajista, de casi 270.000 metros cuadrados; otra de "Tratamiento de Residuos", de unos 31.200 metros cuadrados; y una tercera de "Circulación", con unas extensión cercana a los 22.500 m2.

En su comparecencia informativa de hoy, Goia ha anunciado por otra parte de que el Ayuntamiento pondrá en marcha un proceso participativo para conocer la opinión de los vecinos de Amara Viejo sobre el frontón de la calle Arroka.

El alcalde ha dicho que la decisión ha sido adoptada a la vista de las obras que se llevan a cabo en el entorno de San Bartolomé y de que "existen diferentes puntos de vista" sobre el mantenimiento o no de ese frontón.

"El Ayuntamiento quiere conocer mejor cuál es el sentir mayoritario de los vecinos antes de tomar cualquier decisión definitiva", ha señalado el alcalde, quien ha precisado que será el área de Participación Ciudadana la que articule el proceso.

Esta decisión ha sido calificada de "positiva" por el grupo de EH Bildu en el Ayuntamiento de San Sebastián que, en un comunicado, se ha congratulado de la "rectificación" del gobierno local en este asunto, que "paraliza el derribo y realizará un proceso participativo" como pidió la coalición abertzale en el último pleno.

En cuanto a los proyectos urbanísticos que se desarrollan en la zona de Txomin, el gobierno donostiarra ha acordado hoy conceder a la UTE Txomin Berria la licencia para construir 71 viviendas libres y 81 tasadas, en un plazo de tres años.