Diario Vasco

San Sebastián, 19 oct (EFE).- La fundación Baketik inicia el próximo sábado un ciclo de conferencias para celebrar su décimo aniversario, una década durante la cual sus proyectos han llegado a más de 85.000 personas, entre ellas 31.000 alumnos a través de su oferta educativa.

"El balance es claramente positivo", destaca este centro de estudios para la paz Baketik en un comunicado, en el que informa de que además 8.500 personas han participado en sus cursos y 4.500 han asistido a sus conferencias y actos públicos.

Baketik señala que, "en un contexto de crisis y reducción significativa de los apoyos públicos, y fundamentalmente de los privados", ha conseguido mantenerse "con unas cuentas saneadas".

Por esa razón, la fundación "encara el presente y el futuro con optimismo", con la aspiración de "consolidar su papel de agente de promoción ética" y "aumentar su aportación en el área de la mediación y la convivencia comunitaria".

Baketik va a celebrarlo con un ciclo de conferencias sobre "prioridades éticas de nuestro tiempo", que comenzará el día 22 en el hotel Amara de San Sebastián con el catedrático de Políticas Públicas Vicenç Navarro bajo el título "Alternativas para unas políticas sociales con sentido ético".

"Así, Baketik ha cumplido su primera década apostando por una nueva convivencia basada en la ética, con el desarrollo de numerosos proyectos repartidos en su oferta de servicios a personas y familias, el ámbito educativo, las organizaciones y los ayuntamientos", señala.

Recuerda que Baketik se presentó "en sociedad" en octubre de 2006 en Arantzazu, en la localidad guipuzcoana de Oñati, y que sus promotores procedían de la experiencia pacifista del movimiento social por el diálogo y el acuerdo Elkarri.

"Su proyecto central era la creación de un centro de elaboración ética de conflictos, cimentado en la confluencia de dos conceptos, paz y ética, que se reflejan tipográficamente en su nombre", destaca.

En octubre de 2011, abrió un proceso de un año para madurar una redefinición del proyecto y presentó el documento "Baketik se reinicia".

En 2012, se convirtió en una fundación que aspiraba "a promover procesos de transformación personal y social con sentido ético".