Diario Vasco

(Corrige en la SS2013 en el sexto párrafo por errores en la fuente informante)

San Sebastián, 18 oct (EFE).- Sare trasladará en las próximas semanas a los partidos políticos vascos, salvo el PP, un documento "base" sobre las "vulneraciones de los derechos humanos" que según esta red ciudadana padecen los presos de ETA con el objeto de que lo presenten en las instituciones, incluidas las europeas.

Los portavoces de Sare Joseba Azkarraga e Itziar Arteaga han hecho hoy esta afirmación en una rueda de prensa celebrada en el Ayuntamiento de San Sebastián para valorar la manifestación celebrada el pasado sábado en la capital guipuzcoana en favor de la excarcelación de los presos de ETA gravemente enfermos que ha calificado de "éxito".

Azkarraga ha señalado que "ahora toca" que los partidos políticos alcancen "unos mínimos" y "compartan una hoja de ruta" para concluir con la "vulneración de derechos humanos de los presos de ETA" que, según esta red ciudadana, se "ha agravado" desde que la banda terrorista cesó la violencia.

Representantes de Sare mantuvieron el pasado mes de septiembre una ronda de contactos con partidos políticos con representación en el Parlamento Vasco, "salvo el PP que consideró que no debía reunirse", ha explicado Azkarraga, que ha agregado que preparan un documento "base" para presentarlo a esas formaciones.

Los representantes de Sare han ofrecido datos sobre la evolución de la situación de los reclusos etarras desde 2011 hasta la actualidad, un periodo en el que la cifra ha bajado de 665 a 360.

En 2011 el porcentaje de presos "dispersados" por cárceles que no están en el País Vasco ha pasado de 98,8 % al 99,17 % mientras la cifra de presos gravemente enfermos pasó de 7 a 10.

Según Sare, en 2011 había 70 (10,5 %) presos a los que afectaba la doctrina de no computar las penas cumplidas en Francia mientras en la actualidad son 48 (13 %).

Los portavoces de Sare han concluido que el responsable de esta situación es "el Estado, no solo el Gobierno", porque, agrega, "tan responsable es un Gobierno que incumple su propia legislación como una Justicia sumisa a las directrices políticas".

En este sentido, Azkarraga ha señalado que se produce un "delito de prevaricación ya que, a sabiendas, se comete una vulneración de derechos".