Diario Vasco

San Sebastián, 5 sep (EFE).- La diputada de Políticas Sociales de Gipuzkoa, Maite Peña, ha anunciado hoy que esta provincia pretende convertirse en el territorio "con menos desigualdad social" y en un referente europeo como ya lo es en "la atención a la dependencia y a la discapacidad".

Según informa la Diputación en una nota, Peña ha hecho esta reflexión durante la presentación en las Juntas Generales (JJGG) del nuevo plan foral de inclusión social 2016-2020, Elkar-EKIN, con el que, según ha comentado, la "agenda" de Gipuzkoa en esta materia "está ya en marcha".

Este plan, en el que participan instituciones, universidades y asociaciones y entidades del tercer sector, está dirigido a mejorar la atención a personas en exclusión o en riesgo de padecerla, para lo que generará oportunidades para la inserción social y laboral de los beneficiarios con programas específicos para cada persona.

Este mismo año, 1.500 personas se beneficiarán directamente de Elkar-EKIN, según ha destacado Maite Peña, quien ha desvelado que la Diputación asumirá con este programa, dotado con 1,8 millones de presupuesto para 2016, "el reto de liderar y coordinar todo este trabajo para, entre todos, conseguir una Gipuzkoa más solidaria e inclusiva".

Con este fin, el pasado mes de junio la Diputación firmó un protocolo de colaboración con trece organismos del territorio como Lanbide, el departamento vasco de Educación, el Ayuntamiento de San Sebastián, Caritas, Emaus, Gureak, Cruz Roja, Peñascal, Sartu, la Fundación Secretariado Gitano, la Asociación de Hoteleros de Gipuzkoa, la Asociación de hostelería y la Universidad de Deusto.

La diputada ha insistido en que Elkar-EKIN es un "plan vivo y abierto a nuevas incorporaciones", al tiempo que ha agradecido "la implicación" que están teniendo las diferentes asociaciones y agentes del tercer sector, para "remar todos en la misma dirección".

Para ello, la Diputación impulsará seis líneas de actuación, la primera de las cuales será la "puesta en marcha de un servicio de valoración como base fundamental para especificar la atención que cada persona debe recibir".

La segunda perseguirá facilitar la empleabilidad de las personas atendidas, mediante formación y con contacto real aunque tutelado con el mundo laboral en diferentes empresas del territorio, mientras que la tercera fomentará "la activación inclusiva y la cohesión del territorio",

"La coordinación con el resto de sistemas de protección social" y "el fomento de la investigación e innovación en las buenas prácticas" son otras de las líneas de actuación, que se completan con el diseño de un plan de comunicación, para que la sociedad guipuzcoana esté sensibilizada con la inclusión.