Diario Vasco

San Sebastián, 15 mar (EFE).- Un juzgado donostiarra ha anulado -en una sentencia pionera- la cláusula de cesión de crédito de una hipoteca suscrita por un particular con Kutxabank, al considerarla abusiva porque incluía una renuncia del consumidor a ser informado de esta eventual cesión a terceros de su deuda.

La sentencia, emitida por el Juzgado de lo Mercantil número 1 de San Sebastián y a la que hoy ha tenido acceso EFE, explica que la cláusula controvertida facultaba a Kutxabank a "ceder parcial o totalmente" el crédito a terceros "sin necesidad de dar conocimiento de ello a la parte prestataria", que hacía además una renuncia expresa a su derecho a ser notificada del traspaso de su deuda.

La resolución judicial aclara ahora que, aunque la cláusula es "breve y sencilla" en su redacción, no satisface la "transparencia material necesaria" porque "no va unida a una explicación", que en este caso no se ofreció al afectado.

Según el texto, la normativa admite que un "crédito o préstamo garantizado con hipoteca" puede "cederse, en todo o en parte", a terceros, aunque advierte de que para ello debe darse previamente "conocimiento" de ello al deudor.

El documento concreta que la "renuncia" a este derecho recogida en "una condición general de la contratación debe considerarse abusiva", al igual que "todas aquellas estipulaciones no negociadas individualmente que, en contra de las exigencias de la buena fe, causen" un "desequilibrio importante" en "perjuicio del consumidor".

Por este motivo, la sentencia anula la cláusula cuestionada y la tiene "por no puesta en el contrato".

Los letrados Maite Ortiz y José María Erauskin, del bufete de abogados Res, que han defendido al perjudicado en este caso, han destacado, en declaraciones a EFE, la importancia de esta sentencia ya que si se traslada miméticamente a otros casos en los que los créditos son vendidos por las entidades bancarias a "fondos buitres" estas ventas resultarían "ineficaces".

Ortiz y Erauskin han desvelado que "resulta muy habitual" la venta de créditos a "fondos buitres" sin el conocimiento de los afectados, quienes en muchas ocasiones desconocen que quién está ejecutando su contrato hipotecario puede no ser la entidad con la que contrataron el crédito.

"En muchos casos -han explicado-, se están llevando a cabo ejecuciones hipotecarias que bien pudieran ser archivadas si se llegara a probar que quien las ejecuta no es realmente el titular del crédito", algo que resulta "casi imposible de conocer, habida cuenta de que cuando se produjo la cesión no se informó de la misma al deudor".

Además de anular esta cláusula, la citada sentencia, que puede ser recurrida en apelación ante la Audiencia de Gipuzkoa, anula asimismo una segunda condición de la hipoteca referida al "vencimiento anticipado" del crédito y que permitía a la entidad reclamar al afectado la totalidad de la deuda en caso de impago de las cuotas.

A este respecto, la sentencia señala que "no resulta equilibrado que, ante el impago de una cuota, la entidad pueda exigir la totalidad de la cantidad prestada", una penalización que, como indica la resolución judicial, "resulta desproporcionada" por lo que retira esta cláusula del contrato.