Diario Vasco

Gijón, 14 jun (EFE).- El director deportivo del Sporting, Miguel Torrecilla, asumió este jueves la responsabilidad de no haber logrado el objetivo del ascenso, a la vez que ratificó la continuidad de Rubén Baraja y expresó su apuesta por la cantera con la subida al primer equipo de ocho futbolistas el filial.

"Es obvio que no se cumplió el objetivo y en nombre de todo el cuerpo técnico pudo disculpas a la afición por ello", comenzó su intervención Torrecilla, quien agradeció el apoyo de los seguidores a lo largo de la temporada y les pidió que la sigan mostrando en la próxima.

Torrecilla afirmó que se habían detectado los motivos del bajón de final de temporada pero declinó hacerlos públicos "para no dar ventajas a los rivales" y prometió un "cambio de actitud", a la vez que aseguró que "el objetivo de ascenso se mantiene a pesar de que la próxima temporada será muy complicada" por el nivel que tendrá la Segunda división.

El director deportivo manifestó que "el primer mercado será el filial" y desveló que "además de Dani Martín y Nacho Méndez, que ya entrenaban habitualmente con el primer equipo, quedarán incorporados Juan Rodríguez, Cristian Salvador, Traver e Isma Cerro y Cordero y Pablo Díaz, que "tendrán una situación similar a la de Marín y Méndez esta temporada".

"Con los que esté decepcionados se lo diré personalmente en mi despacho", afirmó Torrecilla, que también reconoció que está negociando la continuidad de alguno de los cedidos si bien considera "imposible" la del delantero Michael Santos. ya que su club, el Málaga, ha descendido y no querrá reforzar al que se presume como un rival directo.

Uno de esos jugadores es Álex Berganiños, al que el Sporting le ha hecho saber su interés para que continúe.

Torrecilla desveló que el contrato de cesión la pasada temporada recogía que si Deportivo de La Coruña y Sporting jugaban en la misma categoría, como es el caso tras el descenso del club gallego, "Bergantiños tendría 10 días desde el final de liga para decidir en cuál de los dos equipos quería jugar".

El posible interés de jugadores como Carlos Castro, Isma López o Pablo Pérez, que tienen contrato en vigor pero tuvieron muy poco protagonismo, para abandonar la disciplina rojiblanca "será estudiado caso por caso si es que se produce", indicó el director deportivo.

Torrecilla reconoció no saber todavía cuál es el tope salarial para la próxima temporada pero considera que "será entre los cuatro o cinco más altos" y recalcó que "no es algo decisivo" poniendo como ejemplo de ello el ascenso del Huesca o el de los dos equipos que están jugando el 'playoff' definitivo, Numancia y Valladolid, que no estaban entre los mayores presupuestos.

El director deportivo reiteró su intención de tener una plantilla corta y de que este año el número de cedidos no fuera tan elevado como el pasado, así como la existencia de varias negociaciones para la incorporación más o menos próxima de varios futbolistas.

Miguel Torrecilla está seguro de que los jóvenes que se incorporan serán una gran ayuda pero advirtió de que "necesitan todo el apoyo y no pueden ser los que asuman la responsabilidad la próxima temporada".