Diario Vasco

Dublín, 14 jun (EFECOM).- La aerolínea irlandesa Ryanair pidió hoy a la Comisión Europea (CE) y los Gobiernos comunitarios que "tomen medidas urgentes" para evitar el colapso este verano del control del tráfico aéreo en el continente ante la falta de personal y las huelgas.

Su consejero delegado, Michael O'Leary, advirtió de que los servicios de control aéreo europeos están "cerca del colapso total", con la cancelación diaria de cientos de vuelos, lo que afectará a miles de rutas y a "millones de pasajeros" en la temporada alta de julio y agosto, si no se soluciona el problema.

"La situación es particularmente grave durante los fines de semana, cuando los controladores aéreos alemanes y británicos utilizan como excusa el mal tiempo y eufemismos como 'restricciones de capacidad', aunque la realidad es que no cuentan con el personal necesario para gestionar el número de vuelos que están programados", dijo el directivo en un comunicado.

O'Leary también lamentó que los controladores aéreos franceses harán huelga este sábado y domingo, una medida que trastocará "los planes vacacionales de miles de viajeros".

"Muchos de estos vuelos -señaló- ni siquiera tocan Francia, pero se ven afectados porque el control aéreo de este país pide a las aerolíneas que cancelen vuelos que sobrevuelan su espacio aéreo para, de ese modo, proteger sus rutas domésticas".

O'Leary calificó esta situación de "inaceptable" e instó a la CE y los Ejecutivos europeos, sobre todo al alemán y británico, a que "tomen medidas urgentes y decisivas" para resolver la cuestión de la falta de personal y asegurar que las huelgas nacionales, "como las que se suceden repetidamente en Francia", no afectan a los aviones que sobrevuelan su espacio aéreo.

Ryanair, líder en Europa del sector de bajo coste, confirmó en la nota que canceló más de mil vuelos durante el pasado mayo, casi todos como consecuencia de las huelgas de los controladores aéreos y la falta de personal, frente a los 43 que suspendió en ese mismo mes del año anterior.

Ambas circunstancias, agregó la aerolínea irlandesa, provocaron retrasos en más de 71.000 vuelos durante el pasado mes, lo que representa el 61 % del total.