Diario Vasco

Murcia, 14 jun (EFE).- Una mujer que está inmersa en un proceso por el delito de malos tratos que se tramita en un Juzgado de Instrucción de Mula (Murcia) no podrá acercarse a menos de 200 metros de su exapareja -que también figura como denunciado- ni comunicarse con el mismo por ninguna vía.

Así se dispone en un auto dictado por el juez, que ahora ha encontrado el respaldo de la Audiencia Provincial de Murcia al desestimar el recurso presentado por aquella.

En su apelación, la mujer alegó que el auto combatido carecía de motivación y a la hora de dictarlo el Juzgado había incurrido en error a la hora de valorar las diligencias practicadas.

Al desestimar el recurso, la Sala dice que el protegido por la orden de alejamiento, además de figurar como denunciado, también aparece como víctima de los presuntos malos tratos ocurridos en el ámbito familiar, por lo que es preciso adoptar la medida de alejamiento para no perturbar su sosiego.

Y añade que con su denuncia, aquel aportó un parte médico de la asistencia que le fue prestada tras los incidentes que se investigan, por lo que se afirma que la medida cautelar adoptada supone una protección para ambos denunciados.