Diario Vasco

Varsovia, 14 jun (EFE).- El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, dio hoy luz verde a la construcción de un nuevo museo en la localidad de Oswieciem, más conocida por su nombre en alemán, Auschwitz, dedicado a las personas que ayudaron a los prisioneros del campo de concentración nazi de ese lugar.

"Nuestro Gobierno está comprometido con la memoria de las víctimas de la II Guerra Mundial y con la defensa de la verdad histórica" sobre lo que sucedió durante ese conflicto "para que nunca se confunda el papel de las víctimas con el de los verdugos", dijo Morawiecki.

El anuncio coincide con la conmemoración del 78 aniversario del primer transporte masivo de más de 700 prisioneros políticos polacos al campo de concentración de Auschwitz.

Durante los actos conmemorativos se colocaron coronas de flores frente al muro de la muerte del campo, donde miles de personas fueron ejecutadas, y se prendieron velas en una escuela cercana al campo de concentración, donde se encuentra una placa que recuerda el primer transporte de prisioneros al campo.

El sótano de esa escuela se utilizó durante la ocupación nazi para albergar a los prisioneros polacos mientras se acondicionaba el campo de concentración.

El museo de la prisión de Pawiak, en Varsovia, donde se ubicó la cárcel de la Gestapo tras la invasión nazi en 1939, también acogió hoy actos conmemorativos de ese primer transporte de presos.