Diario Vasco

Morata de Tajuña, 14 jun (EFE).- El Ayuntamiento de Morata de Tajuña (7.500 habitantes) ha instalado seis nuevos desfibriladores semiautomáticos en diferentes puntos de la localidad, que se suman a los cuatro ya existentes, convirtiéndose en uno de los municipios "más cadioprotegidos", con uno de estos aparatos por cada 755 habitantes.

En concreto, ocho de los dispositivos son fijos y otros dos son móviles, y todos se enmarcan en el plan 'Morata, municipio cardioprotegido', que busca hacer frente a un problema que cada año provoca la muerte de 30.000 personas en España fuera del ámbito hospitalario.

Para ello, es "fundamental" actuar en los cinco primeros minutos después de la parada cardíaca, ha subrayado el Consistorio tras la instalación de los aparatos.

Los ocho desfibriladores fijos están en los centros públicos más frecuentados, como el Ayuntamiento, el polideportivo, la piscina y el campo de fútbol municipal, el colegio Claudio Vázquez, el centro Anselmo Lorenzo, la iglesia parroquial y el centro municipal de mayores, según han concretado en un comunicado.

Además, hay dos unidades móviles para Protección Civil y Policía Local, con la intención de que los agentes y voluntarios puedan actuar ante situaciones de emergencia como consecuencia de una parada cardiaca sufrida por un tercero, evitando de su muerte súbita.

El alcalde de la localidad, Ángel Sánchez, advierte de que una parada cardiaca "puede ocurrirle a cualquier persona, en cualquier momento y en cualquier lugar", por lo considera que todos los vecinos deben estar preparados y disponer de los medios necesarios.

Por ello, la instalación de los desfibriladores externos automáticos se ha acompañado de una campaña de información y sensibilización ciudadana, en la que se repartirán 1.250 dípticos para que los vecinos conozcan su ubicación y sepan cómo actuar en caso de sufrir una parada cardiaca.