Diario Vasco

San Petersburgo, 14 jun (EFE).- Mientras Rusia se daba un festival de goles contra Arabia Saudí con un 5-0 en el partido inaugural del Mundial, con los aficionados locales atentos al estreno de los suyos, marroquíes e iraníes ponían sonido y color a San Petersburgo, donde se medirán este viernes.

Con los aficionados locales volcados en cada bar o cafetería con televisión, y otros tantos en la 'Fan Fest' organizada por la FIFA en una céntrica plaza de la localidad a la orilla del Mar Báltico, por las calles eran los hinchas de Marruecos e Irán los que dominaban.

En uno de los bulevares que salen de la populosa Avenida Nevsky, núcleo comercial de San Petersburgo, se agolpaban centenares de aficionados del 'Team Melli' iraní y de los 'Leones del Atlas' marroquíes, que intercambiaban cánticos y gritos.

Las escenas en las calles reflejaban un ambiente festivo y de buena convivencia entre los hinchas rivales.

Con cánticos y colorido de dos aficiones con presencia de jóvenes, pero también mujeres y niños, San Petersburgo calienta motores para su estreno en el Mundial, que será este viernes a las 18.00 horas locales (15.00 horas GMT) con este Marruecos-Irán del grupo B de Rusia 2018.