Diario Vasco

Jerusalén, 14 jun (EFE).- El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, agradeció a la Administración Trump su apoyo a Israel en las Naciones Unidas y a su embajadora, Nikki Haley, de quien dijo "haber expuesto la hipocresía de la ONU y su parcialidad contra Israel".

"El incansable foco que pone la ONU sobre Israel no solo avergüenza a la organización, sino que distrae de otros asuntos urgentes que exigen de la atención internacional", decía un comunicado de la oficina del primer ministro emitido esta madrugada.

Ayer la Asamblea General de la ONU condenó a Israel por abrumadora mayoría por el uso "excesivo, desproporcionado e indiscriminado" de la fuerza en la represión de las manifestaciones en la frontera con Gaza de las últimas semanas y solicitó "un mecanismo de protección" para los civiles palestinos.

Esto sucedió después de que la cámara no pasara una enmienda de EE.UU. censurando a Hamás, alegando errores de procedimiento.

El mandatario israelí señaló en su comunicado que Hamás, gobernante de facto en Gaza desde 2007, a quien Israel, Estados Unidos, Unión Europea y otros países, consideran organización terrorista, "es el responsable de la terrible situación allí, y de la pérdida de vidas y sufrimiento resultado de las violentas protestas que ha instigado en las últimas semanas".

El jefe de Gobierno israelí insistió en que la organización islamista no solo no mejora la vida de sus ciudadanos, sino que los usa como escudos humanos en su "incesante guerra de terror contra Israel".

Netanyahu también acusó al presidente palestino, Mahmud Abás, de empeorar la situación humanitaria de la Franja al reducir el pago de salarios a los funcionarios y al negarse a financiar la electricidad del enclave.

"La gente de Gaza no es nuestra enemiga. Hamás lo es", declaró el primer ministro israelí.

Por eso, agregó, su país da la bienvenida a los esfuerzos para mejorar las condiciones de vida de los gazatíes al tiempo que se debe impedir "el desarrollo armamentístico de Hamás para atacar a Israel y exigir el pronto retorno de los soldados y civiles israelíes que Hamás retiene".

En Gaza hay dos civiles israelíes que entraron por su propia voluntad, según la prensa local ambos con problemas mentales diagnosticados, Avraham Mengitsu y Hisham al Sayed, y dos soldados muertos, Oron Shaul y Hadar Goldin.

Netanyahu se reunirá la próxima semana con el asesor estadounidense Jared Kushner y el enviado especial Jason Greenblatt que estarán de visita en la región "para hacer progresar la paz entre israelíes y palestinos y entre Israel y el mundo árabe en general".