Diario Vasco

Tokio, 14 jun (EFECOM).- El Banco de Japón (BoJ) comenzó hoy su reunión mensual sobre política monetaria en la que se prevé que mantenga su agresivo paquete de flexibilización a pesar de que su meta de situar la inflación en torno al 2 % sigue resistiéndose.

El mantenimiento de las medidas contrastaría con la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), que al término el miércoles de su propia reunión de dos días decidió elevar los tipos de interés y programó otras dos alzas más para este año, y la del Banco Central Europeo (BCE), que está revisando su programa de compra de activos.

La economía japonesa continúa mejorando gracias a las sólidas exportaciones y el apetito por el gasto de capital, con un producto interior bruto (PIB) que se expandió durante ocho trimestres consecutivos antes de experimentar una leve contracción del 0,6 % entre enero y marzo, que los analistas consideran un bache temporal.

El tímido crecimiento de los salarios y el aumento del coste de la vida han impedido, no obstante, que el gasto de los hogares aumente, lo que frena el incremento de los precios de bienes y servicios.

El banco central japonés considera que su objetivo inflacionario del 2 % es consistente con el crecimiento económico estable del país asiático, donde el índice de precios al consumo (IPC) estuvo ganando impulso ininterrumpidamente hasta febrero antes de caer en marzo y volver a recuperarse un 0,7 % interanual en abril.