Diario Vasco

Madrid, 14 jun (EFE).- El ya ex presidente de El Corte Inglés Dimas Gimeno impugnará la reunión del Consejo de Administración celebrada hoy para aprobar su destitución, por entender que no ha sido convocado adecuadamente y, por tanto, puede ser declarado nulo, han informado hoy a Efe fuentes de su entorno.

Según la misma fuente, los asesores legales de Gimeno consideran que el consejo adolece de un defecto de forma en su convocatoria, ya que defienden que debió de ser solicitado por escrito y con el nombre y la firma de los consejeros que solicitaron su celebración.

A comienzos de mayo, cuatro consejeros solicitaron verbalmente a Gimeno, a través del secretario del consejo, que convocara una reunión extraordinaria para decidir su destitución. Posteriormente lo hicieron en un escrito sin firmas, según fuentes conocedoras de la situación.

Según las fuentes cercanas a Gimeno, éste no tenía inconveniente en convocar dicho consejo pero siempre que los solicitantes lo pidieran por escrito, con sus nombres y firmas, porque entendía que la transcendencia de la decisión lo requería y porque así lo establecen las normas de bueno gobierno corporativo.

La destitución de Gimeno la apoyaron inicialmente los cuatro consejeros ejecutivos de la compañía, Víctor del Pozo y Jesús Nuño de la Rosa, quien hoy ha sido nombrado su sustituto, y los históricos Carlos Martínez Echevarría y Florencio Lasaga.

Posteriormente, se sumaron las hermanas Marta y Cristina Álvarez, hijas de Isidoro Álvarez, y Cartera Mancor, representada en el consejo por Paloma García Peña.

En el consejo celebrado hoy, al que no ha acudido Gimeno, también ha votado a favor de la destitución Manuel Pizarro, mientras que Shahzad Shahbaz (que representa al jeque catarí que este verano pasará a contar con, al menos, el 10 % de la compañía), se ha abstenido.

Con la impugnación, Gimeno pretende que se declare nulo dicho consejo y que pueda celebrarse el que él mismo convocó el pasado martes para el próximo 12 de julio, justo después de que se convocara el consejo para su destitución.

En el orden del día del consejo de julio, propone la lectura y aprobación del acta del consejo que ha acordado hoy su cese y de un informe jurídico sobre el cumplimiento de los requisitos para su convocatoria, sus consecuencias jurídicas y la necesidad de adaptar la compañía a las normas de buen gobierno.

Además, insta a la constitución de la preceptiva Comisión de Nombramientos y Retribuciones, prevista en los estatutos de la compañía; y la adopción de un "plan de sucesión del presidente", conforme a las prácticas ordinarias de gobierno corporativo.

Gimeno plantea también que se analicen las actuaciones realizadas y a realizar en relación con las denuncias sobre prácticas irregulares en distintas áreas de negocio de la compañía.

Además, pide al consejo que se posicione en base a sus competencias indelegables sobre la estrategia del grupo para los próximos años y, en especial, sobre su posible salida a bolsa.