Diario Vasco

Madrid, 14 jun (EFE).- Vicente Del Bosque, exseleccionador español y exentrenador del Real Madrid, recibió el premio José Manuel Martínez Martínez a 'Toda una vida profesional' de la Fundación Mapfre.

Del Bosque fue uno de los distinguidos durante una entrega de galardones que estuvo presidida por la reina Sofía, la ministra de Trabajo y Seguridad Social, Magdalena Valerio, y el presidente de la Fundación Mapfre, Antonio Huertas.

Asimismo fueron premiados la ONG dental Turma Do Bem, la Organización de Bomberos Americanos (OBA), la Fundación Enlace Enlace Hispano Americano de Salud (EHAS) y la Universidad de Pennsilvania,

"La carrera profesional es por lo que más se me conoce pero siempre ha ido ligada con el mínimo compromiso social exigible a toda persona. Me considero una persona normal, con principios. No creo que haya cambiado mucho con los años, intentando mantener la sencillez en la que me crié desde pequeño. Seguro que no soy igual que aquel chaval que dejó Salamanca con diecisiete años para adentrarme en la aventura del fútbol", explicó en su discurso Del Bosque.

"Durante este tiempo he tenido muchas experiencias, algún conocimiento, he adquirido valores y sobre todo muchas emociones que me han forjado como el hombre que soy ahora. He sido una persona privilegiada, afortunada. Tuve la oportunidad de aprender unos valores, cultivarlos durante muchos años y transmitirlos como entrenador a jóvenes y a profesionales. Y siempre con una mirada a esa parte más vulnerable de la sociedad en mis palabras y en mis actos", comentó.

Asimismo habló de su hijo Álvaro, afectado por Síndrome de Down: "En muchas familias como la nuestra cuando reciben la noticia de que su hijo tiene una alteración cromosómica pueden asustarse en un primer momento. Pero no es más que un miedo a lo desconocido puesto que en este momento toda mi familia no sabríamos vivir sin él, es nuestro amor".

"Ser diferentes nos hace especiales, lo tengo muy claro. Hay que apreciar la diferencia, protegerla. He intentado tomar una posición como persona pública, a veces de manera espontánea como cuando Álvaro subió al autocar de la selección en la recordada celebración por las calles de Madrid del título Mundial de fútbol. Muchas familias se sintieron identificadas y agradecidas", manifestó.

Por otro lado, destacó: "Nadie nace perfecto, nada es perfecto. Todos somos conscientes de ello y lo mínimo que podemos hacer entre todos es unir nuestras fuerzas para que el mundo abrace las diferencias en su totalidad".

"En nuestro país hemos avanzado notablemente en dar visibilidad y aceptar como uno más a las personas con discapacidad funcional o a aquellas que viven con enfermedades poco frecuentes. Pero por desgracia no es así en todo el mundo aún. Por eso siempre he respondido con un gran sí a los proyectos solidarios y de concienciación con los que he podido colaborar", agregó.

Antes del evento el premiado trató también la situación actual de la selección española tras la destitución del entrenador Julen Lopetegui a escasos días del comienzo del Mundial y la elección de Fernando Hierro como su sustituto.

"Ayer el presidente de la federación dio las explicaciones necesarias para valorar una situación incómoda de cara al comienzo de un Mundial. A mí solo me queda desearle la mayor suerte del mundo a los dos, tanto a Julen Lopetegui como a un gran amigo que es Fernando Hierro. Espero que los jugadores le apoyen en todo momento y se comporten como verdaderos profesionales. Seguramente dejarán al margen la figura del seleccionador y se preocuparán al máximo de representar como deben a nuestro país", señaló.

"El presidente ha tomado la decisión que creía más oportuna. Cada uno tomaríamos una u otra pero ahora tenemos que estar todos a favor de la selección, de nuestro combinado nacional. Esperamos que lo hagan de la manera tan brillante en la que lo han hecho estos dos años, que nos han llenado a todos de confianza y de una seguridad que es necesaria para enfrentarse al desafío que tenemos por delante", añadió.