Diario Vasco

Las Palmas de Gran Canaria, 14 jun (EFE).- El entrenador del Herbalife Gran Canaria, Luis Casimiro, que a final de mes se desvinculará del club tras dos temporadas, ha asegurado este jueves que en su decisión ha pesado, entre otras cosas, el pensar que "solo podía empeorar" lo que ha hecho aquí, sin "ninguna necesidad".

Acompañado en la rueda de prensa de su despedida por el presidente de la entidad, Enrique Moreno, y por el director deportivo, Bernardino Pérez, 'Berdi', el técnico que ha dado al "Granca" su primer título (una Supercopa) y lo ha clasificado para la Euroliga ha indicado que se marcha de "un sitio increíble" y "satisfecho por el deber cumplido" en el club.

"Se pone fin a una etapa de dos temporadas sin reproches ni frustraciones, y con una tremenda alegría por los resultados conseguidos. He vivido una etapa maravillosa, en un sitio increíble, donde dejo amigos que me han ayudado mucho. La mayoría de ellos son veteranos del Claret, por lo que estoy empapado de la historia del club", ha revelado Casimiro.

El entrenador saliente del Herbalife ha manifestado que profesionalmente han sido dos temporadas increíbles a nivel de resultados y de trabajo.

"Este grupo me acogió desde el primer momento como uno más de esta casa. He trabajado muy a gusto y estaré eternamente agradecido a Berdi Pérez, porque confió en mí y me trajo aquí", ha recordado.

Casimiro se ha emocionado cuando ha resaltado el apoyo recibido por parte de su compañero en el cuerpo técnico, Víctor García.

"Me he vaciado en mi trabajo, pensando siempre en el equipo, y creo que me he caracterizado por ser un entrenador de club. Quiero dar las gracias a esta entidad y a las muchas personas que hay detrás, con una mención especial a Víctor García (se le quiebra la voz), mi mano derecha, que me ha ayudado mucho", ha comentado.

El entrenador no quiso desvelar los motivos que llevaron a no continuar en el Herbalife.

"Berdi y yo llegamos a la conclusión de que lo mejor era poder seguir cada uno nuestro camino y creemos que esa era la decisión correcta, que nace más del corazón que de la cabeza. Me voy con la tranquilidad de sentirme muy respetado y valorado", ha afirmado.

Casimiro ha declinado hablar de su futuro, por el respeto que le merece el Gran Canaria.

"Solo quiero darle las gracias a esta entidad, sin olvidarme tampoco de los periodistas, porque me han tratado con un grandísimo respeto. De igual forma, en dos años solo me llegó una vez la disconformidad de la grada. Siempre me he sentido valorado y respetado por el público", ha dicho.

El técnico es de la opinión de que la labor que ha realizado en el club solo la podía empeorar en el futuro, y no tenía necesidad de ello.

"Me voy pleno y con la satisfacción del deber bien cumplido. Gran Canaria me ha puesto en el mercado y soy un entrenador privilegiado, porque he vivido momentos en mi carrera en los que no me sonaba el teléfono", ha confesado.

En cuanto a momentos "imborrables" en la entidad insular, ha destacado dos: "Ganamos la Supercopa cuando yo acababa de llegar al equipo, y me alegró ver a tanta gente del club emocionada. También recuerdo el partido que ganamos en Valencia (en el último playoff del campeonato español) y que nos clasificó para la Euroliga, algo que fue entrañable".

Por su parte, Enrique Moreno ha tenido palabras de elogio para Luis Casimiro.

"Queremos agradecerle estos dos magníficos años en el CB Gran Canaria y desearle suerte en su próxima andadura como entrenador. Tras varias conversaciones y consensuarlo con él decidimos que cada uno tomase su propio camino, y quedará una relación de amistad, cariño y respeto entre ambas partes", ha asegurado.

Asimismo, Berdi Pérez ha agradecido a Casimiro los dos años que ha estado en la isla y en una entidad de la que ha dicho que seguirá siendo su casa.

El director deportivo no ha desvelado quién será el próximo entrenador, si bien no ha descartado que pueda ser extranjero, aunque la rumorología está haciendo sonar con fuerza los nombres de dos técnicos que ya pertenecieron a la disciplina de la entidad isleña.