Diario Vasco

Córdoba, 13 jun (EFE).- El técnico José Ramón Sandoval aseguró este miércoles, en su despedida como entrenador del Córdoba, que su salida del club no ha sido "por un problema económico", sino que se marcha "por unas circunstancias" que no le hacen entrar "dentro de la planificación", por lo que tiene que "aceptarlo".

"No es ni mi verdad ni la del club, es la única realidad que existe. Ésta es una profesión en la que se vive al filo de lo imposible, pero es cierto que es una sorpresa para mí", subrayó en rueda de prensa Sandoval, que llegó al Córdoba en febrero y, con 32 puntos sumados de 48 posibles, salvó del descenso al equipo en la última jornada.

El madrileño resaltó que se ha dejado "el alma por este club" y que durante el tiempo que ocupó el banquillo le puso la máxima "pasión" para la consecución de la salvación.

"Vine a un enfermo en la UVI y le di mi sangre, pero ahora me la están echando en cara, cuando mi corazón ya no es rojo, sino con alguna franja blanquiverde", aseveró.

Sandoval dijo que desconoce si llegará algún técnico "mejor" que él, "seguramente sí -recalcó- porque hay muchos buenos entrenadores", si bien consideró que "será difícil" que lo haga "con la pasión" que él vivió "estos cuatro meses cogiendo esa transfusión de cordobesismo".

"En eso no me van a igualar. No se podía conseguir el objetivo si no era así", indicó, además de recordar que en el Córdoba vivió momentos que "jamás se olvidaron", como aquellas "lágrimas de Reus y las que salieron tras conseguirlo, que salieron del corazón, como las de esta semana".

Por ello, el madrileño afirmó que espera que "esto sea un hasta pronto" y añadió: "sólo quiero dar las gracias a las personas que me trajeron aquí, Jesús León y Luis Oliver, porque habría sido muy difícil sin que apostaran por mí, igual que ahora tengo que aceptar que no apuesten por mí", concluyó.