Diario Vasco

Castellón, 13 jun (EFE).- El president de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, ha afirmado que el gesto de la Comunitat y el Gobierno español de acoger a los inmigrantes del Aquarius "puede ser un revulsivo" para que desparezcan "los xenófobos y los vientos de fanatismo" de algunos gobiernos europeos, y ha pedido a Italia y a Europa "que cumplan con la legalidad".

Puig, quien ha hecho estas declaraciones en la toma de posesión de la nueva rectora de la Universitat Jaume I de Castellón (UJI), Eva Alcón, ha dicho que mañana se reunirá con la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, para "aclarar" los detalles de la llegada de los inmigrantes del Aquarius, ya que "tiene el encargo del presidente, Pedro Sánchez, de coordinarla" junto a la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra.

El presidente regional ha mantenido que esta llegada "ha sido una de las decisiones más importantes que se han tomado en los últimos años" y demuestra que "la Comunitat valenciana y España son sociedades avanzadas, abiertas y progresistas".

Se ha mostrado "absolutamente emocionado" por la "ola de solidaridad" en esta comunidad ya que, ha explicado, "cantidad de empresas, entidades de toda condición, el arzobispo y hasta las propias universidades" están "en una versión positiva".

Esto, ha dicho, "nos llena de satisfacción y orgullo" y prueba que "esa patria no identitaria, sino de valores, está ahí".

El objetivo de esta llegada, ha señalado, es "que las personas que han estado sometidas a la incertidumbre y a las peores circunstancias vengan y tengan un acogimiento lo más positivo posible y tengan un nuevo proyecto de vida en España".

"Lo que hemos hecho es simplemente un acto de humanidad, como el que por otra parte pasó hace 80 años cuando los republicanos españoles se tuvieron que ir al exilio", ha añadido para señalar que también es "un acto de cumplimiento de la legalidad".

A su juicio, "quien no ha cumplido la legalidad ha sido el Gobierno italiano, y Europa debe cumplir la legalidad y cumplir con sus principios fundacionales".

"Si Europa es referencia y faro de los valores progresistas y abiertos, de los valores fundamentales en el mundo, no puede perderlos", ha dicho el president, porque "si pierde esa alma, no tendrá sentido la Unión Europea".

Puig ha defendido que hay que "combatir para que haya una nueva política inmigratoria y para que los principios de libertad, igualdad y fraternidad, que son los principios en los que se basa la UE, sean cada vez más vigentes".

Asimismo ha señalado que el gesto de la Comunitat y España "puede producir un revulsivo", y ha apuntado que otros países como Francia estaban "hablando desde esta perspectiva".

En su opinión "tiene que haber un revulsivo en Europa para que los xenófobos y los vientos de un cierto fanatismo que hemos visto en algunos nuevos gobiernos desaparezcan", porque "no se puede dar por descartado que algunos alienten otra vez el racismo y el nacionalismo radical xenófobo" y ha recordado su visita reciente a Mauthausen .

"Eso es lo que tenemos que evitar y el gesto de la Comunitat Valenciana y del Gobierno de España ayuda a ver que hay futuro en una Europa integradora e inclusiva, que tiene problemas y que evidentemente tiene que garantizar que se hagan las cosas con racionalidad", ha finalizado.