Diario Vasco

Bruselas, 13 jun (EFECOM).- La producción industrial de la eurozona cayó un 0,9 % en abril con respecto a marzo, mientras que en el conjunto de la Unión Europea (UE) el descenso fue de un 0,8 %, informó hoy la oficina de estadística comunitaria, Eurostat.

En marzo, el indicador había registrado un aumento del 0,6 % en los países que comparten la moneda única y de un 0,5 % en los Veintiocho.

En relación con abril de 2017, la producción industrial avanzó un 1,7 % en ambas zonas, agregó Eurostat.

En España, la caída fue del 1,9 % en abril con respecto a marzo, mientras que en el cálculo interanual se registró un aumento del 2,4 %.

El descenso del 0,9 % en la producción industrial de la zona euro en abril en comparación con el mes anterior se debió a un retroceso del 5 % en la producción de energía; del 2,2 % en los bienes de consumo duradero; del 1,2 % en los no duraderos y del 0,8 % en los bienes intermedios.

En el mismo período, sin embargo, aumentó la producción de bienes de capital en un 1,9 %, agregó la oficina de estadística comunitaria.

En los Veintiocho, el retroceso mensual del 0,8 % se explica por un descenso del 3,8 % de la producción de energía; del 1,9 % en los bienes de consumo duraderos; del 1 % en los no duraderos y del 0,7 % de los bienes intermedios, mientras que la producción de bienes de inversión aumentó un 1 %.

Entre los estados miembros de los que Eurostat tiene datos disponibles para abril, las mayores caídas de la producción industrial se registraron en Lituania (7,9 %), Holanda (4,4 %) y Grecia (3,3 %), mientras que las mayores alzas correspondieron a Irlanda (9,1 %), Rumanía (2,1 %) y Dinamarca (0,8 %).

El aumento interanual del 1,7 % en la eurozona se debió principalmente a un incremento del 4,3 % en la producción de bienes de inversión; del 0,8 % para los bienes intermedios; del 0,7 % para los bienes de consumo no duraderos y del 0,4 % para los duraderos, mientras que la producción de energía disminuyó un 0,7 %.

En el conjunto del club comunitario, el repunte interanual del 1,7 % respondió a alzas del 4,7 % en la producción de bienes de inversión; del 1,3 % en los bienes de consumo duraderos; del 0,8 % en los bienes intermedios y del 0,4 % en los no duraderos, mientras que la producción de energía permaneció sin cambios.