Diario Vasco

Skopje, 13 jun (EFE).- El presidente macedonio, Gjorge Ivanov, abandonó hoy, tras sólo dos minutos, una reunión con el primer ministro, el socialdemócrata Zoran Zaev, y el ministro de Asuntos Exteriores, Nikola Dimitrov, según informó el Gobierno.

Ambos le entregaron a Ivanov, que proviene de las filas conservadoras, el acuerdo alcanzado ayer con Grecia para que la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM) pase a llamarse República de Macedonia del Norte y solucionar así un contencioso que ha durado más de un cuarto de siglo.

"El primer ministro Zaev y el ministro Dimitrov intentaron presentar y discutir el contenido del acuerdo de manera constructiva pero el presidente Ivanov abandonó la reunión rechazando discutir los beneficios de este acuerdo histórico para el futuro macedonio", comunicó el gabinete de Zaev.

"Nadie tiene derecho a jugar con el futuro de la Antigua República Yugoslava de Macedonia", añadió el gabinete ante el desplante del presidente.

El equipo de Ivanov confirmó que tanto Zaev como Dimitrov visitaron al presidente esta mañana y que "el encuentro duró dos minutos".

La oficina de Ivanov comunicó que el presidente se dirigirá hoy a los ciudadanos a través de un discurso televisado.

El VMRO-DPMNE, principal partido de la oposición del que procede el presidente, reiteró hoy su negativa a modificar la Carta Magna y eliminar el nombre constitucional del país, hasta ahora República de Macedonia.

Hristijan Mickoski, líder del VMRO-DPMNE, pidió la dimisión del ministro de Asuntos Exteriores y volvió a rechazar el acuerdo, que definió como una "capitulación" y "fracaso total de nuestra democracia".

Además exigió que el referéndum que se realice sobre este acuerdo sea vinculante y no de carácter consultivo y reclamó la convocatoria de elecciones anticipadas de manera inmediata.

"VMRO-DPMNE utilizará todos los medios legales y democráticos para paralizar esta capitulación de Macedonia", dijo Mickoski.

Zaev y su homólogo griego, Alexis Tsipras, acordaron que el país se llamará Republika Severna Makedonija (República de Macedonia del Norte).

El acuerdo pretende poner punto final a un contencioso que se ha prolongado durante 27 años y que llevó a Grecia a vetar el ingreso de ARYM en la OTAN y en la Unión Europea.