Diario Vasco

Madrid, 13 jun (EFECOM).- El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha defendido hoy que la decisión de Estados Unidos (EEUU) de aumentar los aranceles, que pasan del 21,60 % provisional en vigor hasta ahora a un 34,75 %, a las importaciones de aceituna de mesa española, supone "una acción unilateral que no puede quedar sin respuesta".

En declaraciones a los periodistas, Planas ha considerado que la medida "pone en tela de juicio el conjunto de la Política Agraria Común (PAC)" a nivel europeo, por lo que coloca en riesgo otras categorías de producto dentro del sector alimentario.

El ministro ha explicado que el Gobierno español transmitirá a la Comisión Europea (CE) su punto de vista para tratar de influir antes de que la imposición del arancel sea definitiva, algo que no ocurrirá hasta que el International Trade Commerce publique el dictamen correspondiente, previsto para el próximo 24 de julio.

Preguntado por cuáles pueden ser los pasos a seguir si finalmente el arancel es implementado en la aceituna negra española, se ha limitado a señalar que por el momento los esfuerzos deben concentrarse en apurar las opciones de "resolver este conflicto abierto", y ha insistido en que representa "un test a la PAC".

Planas ha expresado su deseo de que la imposición de nuevas tasas no se extienda a otros sectores y que no se vuelvan a abrir batallas comerciales "que parecían olvidadas".

Ha precisado, asimismo, que ya se ha coordinado con la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, para que le traslade igualmente esta postura a sus homólogos comunitarios.

"Es una medida profundamente injusta porque no tiene ningún fundamento ni económico ni técnico", ha insistido el titular de Agricultura.