Diario Vasco

Rabat, 13 jun (EFE).- El Tribunal de Primera Instancia de Nador, en el norte de Marruecos, juzgará mañana a un ciudadano belga de origen marroquí que apoyó la revuelta social del Rif y se enfrenta a graves acusaciones, como la de atentar contra la seguridad interna del Estado.

El activista Wafi Kajoua, 36 años, fue arrestado la semana pasada por la policía de Marruecos en el paso fronterizo ubicado entre el enclave español de Melilla y la provincia norteña marroquí de Nador cuando iba a visitar su país de origen.

El abogado de Kajoua, Mbarek Buyerek, dijo hoy a Efe que el activista, que será juzgado en detención preventiva, está también acusado de incitar contra la "unidad territorial" de Marruecos y de llamar a una "rebelión armada", entre otros cargos.

Explicó que la Fiscalía se basó para formular sus acusaciones en los comentarios del activista en la red social Facebook.

Buyerek añadió que, durante su comparecencia ayer ante la Fiscalía, Kajoua defendió su simpatía con las protestas sociales del Rif, pero negó haber perpetrado actos criminalizados por la ley.

Las protestas sociales del Rif estallaron en octubre de 2016 tras la muerte de un vendedor de pescado que quedó aplastado dentro de un camión de basura en el que las autoridades habían tirado la mercancía que le había sido confiscada.

Esas revueltas estuvieron acompañadas de actos de solidaridad en algunos países europeos, como Holanda, Bélgica y España, donde las comunidades rifeñas son numerosas.

A finales de mayo de 2017, el Estado marroquí optó por la vía represiva para acabar con las revueltas en el Rif, lo que llevó a la apertura de juicios contra un total de 772 activistas y manifestantes, entre ellos 158 menores.