Diario Vasco

Miami, 13 jun (EFE).- El autodenominado Tribunal Supremo venezolano "en el exilio" denunció hoy el "fraude" de las elecciones de mayo pasado en las que fue reeelegido Nicolás Maduro, y pidió que se investigue a las autoridades electorales del país.

En declaraciones a EFE, el juez Antonio Marval informó de que los miembros del Tribunal Supremo venezolano que huyeron del país y residen ahora en el exterior ordenaron la "anulación" de los comicios e investigar a los miembros del Consejo Nacional Electoral (CNE) por "fraude cometido en el sistema electoral".

Ordenan además iniciar investigaciones para establecer la "responsabilidad penal" de los directivos del CNE por "los presuntos delitos electorales".

Maduro ganó las elecciones con más de seis millones de votos, más de cuatro millones que el segundo, el exgobernador Henri Falcón, en unos comicios que registraron una abstención de cerca del 54 %, una de las más altas de la historia del país.

Falcón no ha reconocido el resultado y diez días después introdujo ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela un recurso para impugnar las presidenciales que todavía no ha recibido respuesta.

Los magistrados del TSJ en el exilio, y al que autocalifican de "legítimo", urgen además a la Asamblea Nacional que inicie el proceso de selección y designación de nuevos rectores del CNE, "garantizando árbitros idóneos e imparciales, no vinculados a organizaciones con fines políticos".

Piden de igual forma, implementar un sistema de votación y escrutinio "manual", con preeminencia del voto físico o papeleta electoral, en el que el uso de la tecnología "sea auxiliar y solo en beneficio de la celeridad, publicidad, transparencia y eficiencia del voto".

El texto de la resolución insta además a la "depuración y actualización" del Registro Nacional Electoral antes de realizar cualquier otra elección, argumentando su "inconsistencia".

La resolución de este Tribunal "en el exilio" está firmada por los magistrados Rommel Rafael Gil, Domingo Javier Salgado, Álvaro Fernando Rafael Marín e Idelfonso Ofill Pino.