Diario Vasco

Madrid, 13 jun (EFE).- La comercializadora eléctrica Holaluz ha elegido Portugal, Francia e Italia para iniciar su expansión internacional, ha indicado hoy su presidenta ejecutiva y fundadora, Carlota Pi, en un encuentro con los medios.

La compañía ya tiene firmado un contrato en Portugal, que entrará en vigor en julio, pero no comenzará a operar hasta 2019 en el mercado luso, donde la empresa se marca el objetivo de alcanzar una cartera de unos 30.000 clientes en un año.

En Francia e Italia, Holaluz ha solicitado ya las licencias para operar en estos mercados, tramitación que está más avanzada en el país transalpino, aunque prevé que su desembarco en estos lugares no se producirá hasta el año que viene.

Pi ha señalado que, después de que la comercializadora se consolide en Europa, el siguiente paso "natural" sería establecerse en Latinoamérica, pero ha hecho hincapié en que no es una decisión que se vaya a tomar en el corto plazo.

Holaluz ganó en mayo la adjudicación de tres de los cuatro lotes del concurso público del Ayuntamiento de Madrid para la comercialización de la energía del consistorio, toda ella de origen 100 % renovable, un contrato que alcanza un importe de 82 millones de euros.

La compañía aprovechará esta adjudicación para intentar conseguir que toda la energía consumida en Madrid sea renovable en 2022, reto para el que, según Pi, sería "muy importante" la colaboración del Ayuntamiento.

La presidenta ejecutiva de Holaluz ha afirmado que la propuesta eléctrica de la compañía permite una optimización con la que el consistorio se puede ahorrar 279.000 euros anuales.

La comercializadora alcanzó en 2017 una facturación de 140 millones de euros y prevé elevar este año su volumen de negocio hasta alrededor de los 180 millones de euros, ya que ahora factura a un ritmo de 15 millones mensuales, según Pi.

En lo que respecta a la cartera de clientes, actualmente ronda los 140.000 (de los que aproximadamente el 15 % son pymes y el 85 % restante clientes domésticos), pero Holaluz tiene el objetivo de cerrar 2018 con una cifra cercana a los 200.000.

La compañía, en su apuesta por el autoconsumo para transformar el mercado energético español, cerró recientemente un acuerdo estratégico con Tesla como "instalador certificado" para España y Portugal de las baterías inteligentes Powerwall2.

En este sentido, Pi ha apuntado que la posible derogación del conocido como "impuesto al sol" por la nueva ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, abre muchas posibilidades para el impulso del autoconsumo.