Diario Vasco

Ginebra, 13 jun (EFE).- El alto comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, recalcó hoy que cerrar puertos para impedir la llegada de más inmigrantes y refugiados "no es la solución correcta", y pidió a los países mediterráneos que sellen acuerdos para determinar los desembarcos tras rescates en el mar.

"Espero que no haya ninguna duda acerca de que el rescate es sacrosanto. El rescate en el mar tiene que ocurrir, quienquiera se encuentre en los barcos", declaró en una conferencia de prensa el funcionario italiano, quien recordó a los gobiernos europeos que se trata de una obligación bajo el Derecho del Mar y no solo del Derecho Humanitario y del Derecho Internacional de los Refugiados.

"Creo que cerrar puertos, con independencia de quién lo ordene, amenaza los rescates en el mar, como hemos visto en el caso del 'Aquarius', y por ello no es la solución correcta", dijo Grandi, quien no obstante pidió "escuchar" a Italia, cuyo nuevo Gobierno negó a ese barco de rescate atracar en puertos italianos con 629 inmigrantes indocumentados y refugiados a bordo.

Italia, recordó, asumió la mayor parte de las llegadas de inmigrantes desde Libia, y Grandi recordó que siempre ha sostenido que ese país "debería haberse beneficiado más de la solidaridad comunitaria, algo que no ha pasado".

"El programa de reubicación de refugiados, que era para Grecia, pero también para Italia, fue un fracaso. Solo se reubicaron entre 20.000 y 30.000 refugiados de un total de 160.000 inicialmente estipulados", dijo el alto comisionado.

Salvo que la Unión Europea vuelva a asumir como propio el concepto de la responsabilidad y carga compartida, "no saldremos del problema", advirtió.

A juicio de Grandi, esta vez este concepto debe ser analizado con más detalle, "empezando por los desembarcos".

"La ley dice que debe ser el puerto seguro más próximo, pero al igual que ocurrió con el acuerdo de Dublin (que establece que los demandantes de asilo deben presentar su solicitud en el primer país por el que entren en la UE), ya no hablamos de unas pocas, sino de miles de personas" que llegan en barcos rescatados, dijo Grandi.

"Considero que los países que lindan al (mar) Mediterráneo deberían idear un acuerdo de desembarco predecible, lo que significa compartir la carga", recalcó.

El algo comisionado de la ONU para los Refugiados dijo que su oficina está abordando esta posibilidad con la UE: "Lo que ha hecho España (permitir al 'Aquarius' atracar en el puerto de Valencia) es fantástico, pero no siempre podemos depender de la buena voluntad de unos u otros", enfatizó.

"Tenemos que tener unos arreglos predecibles, de manera que los barcos de rescate sepan adónde ir (para atracar). Como europeo, me siento avergonzado por el hecho de que haya un barco abandonado a su suerte y que no sepa dónde puede desembarcar", añadió.

Además, los países deben asumir de forma común la carga del reparto de los refugiados, indicó el político italiano, a quien le "preocupan enormemente" las divisiones en Europa en torno a la gestión de los inmigrantes indocumentados y refugiados.

"Mientras haya éstas (divisiones), seguirán llegando barcos y habrá más 'Aquarius' en las próximas semanas. Y eso es profundamente vergonzoso para Europa", destacó Grandi, quien también pidió a Europa que adapte su respuesta a las causas políticas y económicas que generan esos flujos mixtos de refugiados e inmigrantes indocumentados", manifestó.