Diario Vasco

Madrid, 13 jun (EFECOM).- El Gobierno, la Comisión Europea y el sector agrario se han mostrado hoy en contra de la decisión de EEUU de aumentar hasta el 34,75 % los aranceles a las aceitunas negras de mesa españolas, que han coincidido en condenar y asegurar que va contra la Política Agraria Común (PAC).

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha afirmado hoy que se trata de "una acción unilateral que no puede quedar sin respuesta", tras recordar que mañana habrá una reunión con representantes de la Junta de Andalucía que llevará esta cuestión al próximo consejo de ministros europeos del ramo el lunes 18 de junio.

En este sentido, ha asegurado que transmitirá a la Comisión Europea (CE) su punto de vista para tratar de influir antes de que la imposición del arancel sea definitiva, algo que no ocurrirá hasta que el International Trade Commerce (ITC) publique su dictamen el 24 de julio.

Una postura que ha sido coordinada con el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, departamento que hoy ha recordado que las ayudas a los productores de aceituna negra son "compatibles" con los criterios de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y que, por tanto, los aranceles adicionales están "injustificados".

EEUU ha ratificado su posición sobre los procedimientos "antidumping" y antisubvención abiertos en julio de 2017, ya que considera que la aceituna negra de mesa española se ha exportado al país a precios de "dumping" (competencia desleal) y que recibe ayudas comunitarias y españolas que "le confieren ventajas desleales sobre sus competidoras americanas".

Por su parte, la Comisión Europea (CE) ha calificado los nuevos aranceles de "inaceptables" y de "medida proteccionista", pero Bruselas no tomará represalias automáticamente como sí hizo con los gravámenes al acero y al aluminio hace pocas semanas, ya que esta medida aún no está ratificada por el ITC.

La presidenta andaluza, Susana Díaz, ha planteado hoy que la CE tiene que "pararle los pies" al presidente Donald Trump y advertirle de que dicha medida "tendrá consecuencias".

"La Comisión Europea tiene herramientas para hacer frente a esto porque igual que hay productos europeos que buscan comercio en Estados Unidos, también hay productos estadounidenses que buscan comercio en Europa", ha asegurado Díaz, quien ha pedido "sensibilidad" a Planas para conseguir que se "articulen mecanismos de apoyo a las empresas y los 8.000 trabajadores del sector".

Precisamente, el consejero andaluz de Agricultura, Rodrigo Sánchez Haro, se reunirá mañana con el ministro, Luis Planas, para valorar de forma urgente cómo afectan los aranceles al sector, y el viernes con la patronal Asemesa.

Los empresarios estudian, por su parte, las medidas a adoptar ante el aumento de los costes que ahora se les presentan pues, actualmente, las empresas andaluzas facturan a Estados Unidos unos 70 millones de euros por exportación de aceitunas negras de mesa (unas 300 compañías, que generan unos 8.000 empleos), cantidad que la patronal, Asemesa, sostiene que está en serio peligro desde hoy.

Las organizaciones y cooperativas agrarias se han sumado a las protestas suscitadas por la decisión estadounidense y han insistido en que puede sentar un precedente y adoptarse con otros productos agroalimentarios, ya que ponen en duda las ayudas de la PAC.