Diario Vasco

París, 13 jun (EFE).- Francia trató hoy de calmar los ánimos en su relación con Italia tras el cruce de declaraciones en las últimas horas a cuenta de la gestión del "Aquarius", y subrayó su voluntad de "diálogo" y "cooperación" con Roma en asuntos de inmigración.

La portavoz del Ministerio francés de Exteriores subrayó que para los dos países "es esencial llegar rápidamente a un acuerdo sobre la reforma del régimen de asilo europeo, reforzar nuestras acciones comunes hacia los países de origen y tránsito y, más ampliamente, reforzar la protección de nuestras fronteras exteriores".

Esos son los puntos en los que Francia quiere seguir trabajando con Italia y que estarán en el centro del encuentro programado el próximo viernes en París entre el presidente francés, Emmanuel Macron, y el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, añadió la portavoz.

Conte acusó a Francia de dar lecciones "hipócritas" y de darle la espalda en el problema migratorio, después de que Macron denunciara ayer el "cinismo" y la "irresponsabilidad" del Gobierno de Italia en la gestión de la nave "Aquarius" por no haberla dejado desembarcar en un puerto italiano a los 629 inmigrantes que había rescatado.

La portavoz francesa señaló que son "perfectamente conscientes de la carga que la presión migratoria hace pesar sobre Italia y de los esfuerzos que hace ese país", e hizo notar que las declaraciones de las autoridades francesas no cuestionan eso ni "la necesidad de coordinarnos estrechamente entre los europeos".

No quiso comentar la convocatoria esta mañana por el titular italiano de Exteriores, Enzo Moavero, del embajador francés en Roma, para explicarse por las acusaciones de "cinismo" lanzadas por Macron.

Se limitó a repetir que el presidente francés ha invitado el viernes al primer ministro italiano para "en el marco del diálogo con Italia, que queremos cada vez más estrecho", trabajar en la preparación de la cumbre europea de finales de mes, abordar la actualidad internacional y continuar la cooperación bilateral.