Diario Vasco

Estrasburgo , 13 jun .- Una quincena de eurodiputados españoles encabezados por Miguel Urbán (Podemos), pidieron hoy por escrito al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que use la próxima cumbre de líderes de la Unión Europea (UE) como una "oportunidad" para presionar por la mejora de las políticas migratorias en el continente.

El portavoz de Podemos en el PE promovió la carta dirigida a líder socialista, a la que se sumaron el resto de eurodiputados de su formación, así como los de IU, ICV, BNG, Equo y ERC.

Los parlamentarios europeos reciben "con satisfacción la decisión del Gobierno de acoger el barco Aquarius por razones humanitarias" y esperan que esa acción sea el primer gesto del cambio de la actual política migratoria de la UE, establece el escrito.

En esta línea, los eurodiputados afirman que "la situación en el Mediterráneo se recrudece y las labores de búsqueda y rescate se complican cada vez más, y que por ello, un cambio en las políticas migratorias de la UE es más necesario que nunca".

"En el barco hay 629 personas, muchas de las cuales precisan de asistencia médica, entre las que se encuentran 7 mujeres embarazadas, 15 personas con quemaduras graves y muchas otras en estado crítico por riesgo de hipotermia. Este es un ejemplo más del incumpliendo sistemático de la Carta de Derechos Fundamentales de la UE", subraya la carta dirigida a Sánchez.

Los quince diputados solicitan expresamente que en el próximo Consejo de la UE, que se celebrará los próximos 28 y 29 de junio, Sánchez proponga "un giro a la actual política migratoria de la UE", demostrando así el compromiso de España con los Derechos humanos, la Convención de Ginebra y la legalidad internacional.

Asimismo, los eurodiputados españoles piden al Gobierno de España que revise las políticas migratorias nacionales, que mejore el reglamente de asilo de forma que se retiren los "obstáculos burocráticos" y que "cumpla con su compromiso de retirar las cuchillas de las alambradas en Ceuta y Melilla que están provocando la muerte de seres humanos".

El barco Aquarius de la ONG SOS Mediterranée y de Médicos Sin Fronteras (MSF), junto a dos navíos italianas que transportan a los 630 inmigrantes rescatados, partieron el día 12 de junio rumbo a Valencia, después de 48 horas detenidos ante la negativa de Malta e Italia de abrirles un puerto.