Diario Vasco

Madrid, 13 jun (EFE).- La inflación anual se ha disparado en mayo al 2,1 %, un punto más que en abril, consecuencia del encarecimiento de los carburantes y la electricidad, y del mantenimiento de precios de los paquetes turísticos que un año antes caían, según ha publicado hoy el Instituto Nacional de Estadística.

La mayor influencia al alza la tuvo el grupo del transporte, que subió el 5,1 % interanual (más de 3 puntos por encima de abril) por el encarecimiento de los carburantes y lubricantes, y en menor medida por la subida del transporte aéreo de pasajeros.

Los carburantes han subido el 11 % anual y el 4,1 % sólo en mayo, cuando un año antes caían el 2,5 % mensual.

La segunda mayor influencia en la subida del índice de precios de consumo (IPC) en mayo procedió del grupo de la vivienda, con un aumento anual del 2,3 % (1,5 puntos más que el mes anterior) por el encarecimiento de la electricidad y en menor grado por la subida del gasóleo de calefacción, frente al descenso de los precios del gas.

El grupo del ocio y cultura también contribuyó con un aumento del 0,8 % anual (más de 2 puntos por encima de la tasa de abril), consecuencia de la estabilidad de precios de los paquetes turísticos que un año antes caían.

Sólo en el mes de mayo, el IPC subió el 0,9 %, debido igualmente al aumento de los carburantes y la electricidad, pero también por la subida de las prendas de vestir y por el encarecimiento de la fruta.

El Ministerio de Economía ha destacado en un comunicado que la inflación subyacente se situó en mayo en el 1,1 % interanual, al excluir los elementos más volátiles del indicador como son la energía y los alimentos no elaborados.

Los precios de los productos energéticos se incrementaron en mayo el 7,8 % interanual (5,5 puntos más que en abril), mientras que los precios de la alimentación no elaborada aumentaron el 3,5 % anual (1,5 puntos más) sobre todo por el encarecimiento de las legumbres y hortalizas frescas.

Los principales sindicatos -UGT, CCOO y USO- han insistido en que el repunte de la inflación hace más necesaria si cabe la subida de los salarios para poder recuperar la capacidad de compra perdida durante la crisis.

La patronal ha vuelto a recordar que en un entorno inflacionista cualquier deterioro de la competitividad tendrá un efecto en el crecimiento de la economía española.

La tasa anual del IPC aumentó en todas las comunidades autónomas en mayo respecto a abril, aunque los mayores repuntes se produjeron en Asturias, Comunidad Foral de Navarra y Castilla-La Mancha, con subidas de 1,3, 1,2 y 1,2 puntos, respectivamente.

Por su parte, Canarias, Galicia y Extremadura fueron las comunidades donde menos aumentó la tasa anual.

Las tasas de inflación anual más altas las registraron Castilla-La Mancha (2,4 %) y Cataluña (2,3 %), y las más bajas Ceuta (0,7 %), Melilla (1,5 %) y Murcia (1,6 %).

En el mes de mayo, la tasa de variación anual del IPC Armonizado -que mide la evolución de los precios con el mismo método en todos los países de la zona euro- se situó también en el 2,1 %, un punto por encima de la registrada el mes anterior. EFE