Diario Vasco

Londres, 13 jun (EFECOM).- El minorista del sector eléctrico y de telecomunicaciones Dixon Carphone admitió hoy que sufrió un ataque cibernético que intentó comprometer datos personales de 1,2 millones de personas y detalles bancarios de 5,9 millones de clientes.

El ataque, ocurrido el año pasado, pero del que la empresa informó hoy, es investigado y las autoridades han sido informadas.

La compañía ha precisado que no hay pruebas de que las tarjetas de crédito de los clientes hayan sido utilizadas con fines fraudulentos después del ataque cibernético.

Según Dixon Carphone, hubo "un intento de comprometer" tarjetas de crédito y débito y los responsables tuvieron acceso a información personal, como nombres, direcciones y correos electrónicos.

La empresa agregó que se ha puesto en contacto con los afectados y ha recalcado que se han tomado medidas de seguridad adicionales.