Diario Vasco

París, 13 jun (EFE).- Reporteros Sin Fronteras (RSF) inició hoy una campaña de movilización en la víspera del Mundial de Rusia 2018 para denunciar la situación en la que se encuentran siete periodistas rusos encarcelados en ese país y el fuerte control del Kremlin sobre la prensa rusa.

"Durante la Copa del Mundo, la represión continúa", apuntó la organización.

El secretario general de RSF, Christophe Deloire, explicó a EFE que piden al Ejecutivo ruso la liberación de esos siete periodistas "detenidos por extorsión y extremismo".

Las condenas por extorsión, subrayó, "se inician con demandas de personas que estaban siendo fiscalizadas por medios independientes", lo que "parece un nuevo método diseñado para asegurar el encarcelamiento de periodistas".

RSF instaló en París un falso campo de fútbol en el cual situó fotos de tamaño natural de los siete reporteros encarcelados, entre los que destacan el periodista de investigación Alexander Sokolov e Igor Rudnikov, fundador del semanario opositor "Nóvie Koliosa" y diputado regional.

El medio de Rudnikov fue cerrado en 2006 por el tribunal de la región de Kaliningrado, enclave ruso en el Báltico, por "abusar de la libertad de palabra". La corte resolvió así la demanda interpuesta por el Servicio Federal ruso de supervisión de la prensa que exigía el cierre del semanario.

Según datos de la organización, "34 periodistas han sido asesinados desde el ascenso al poder de Vladímir Putin en 1999".

"Jamás tantos periodistas, blogueros o asalariados del mundo del periodismo han sido encarcelados en este país desde la caída de la Unión Soviética en 1991", prosiguió en su comunicado.

Deloire confió en que su denuncia tenga "cierta repercusión también en Rusia a través de las redes sociales", pero dijo ser consciente de que "buena parte de los medios de comunicación rusos no difundirán las noticias negativas que afecten al gobierno".