Diario Vasco

Naciones Unidas, 13 jun (EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU analizará este jueves, a puerta cerrada, la ofensiva lanzada por fuerzas yemeníes y de la coalición árabe liderada por Arabia Saudí contra el puerto de Al Hudeida, controlado por los rebeldes hutíes.

La reunión, solicitada por el Reino Unido, tendrá lugar en la tarde hora de Nueva York, según dijo a los periodistas el presidente de turno del Consejo de Seguridad, el ruso Vasili Nebenzia.

Los quince Estados miembros esperan recibir en la cita un informe de la situación de parte del Departamento de Asuntos Políticos de la ONU y de los servicios humanitarios de la organización.

El Consejo de Seguridad ya discutió este lunes la situación en el Yemen, en medio de gestiones por parte de Naciones Unidas para intentar evitar la operación militar contra Al Hudeida, dado que podría tener consecuencias devastadoras para la población civil, según la organización.

Según Nebenzia, por ahora el Consejo no está discutiendo ninguna posible acción o declaración de cara a la reunión de mañana.

Pese a los llamamientos de la ONU, las fuerzas yemeníes y sus aliados iniciaron hoy la ofensiva, la mayor contra una ciudad controlada por los rebeldes chiíes desde el inicio de la intervención de la alianza en el conflicto, en marzo de 2015.

El presidente del Gobierno yemení reconocido internacionalmente, Abdo Rabu Mansur Hadi, llamó hoy a su ejército y fuerzas aliadas a que "liberen militarmente" Al Hudeida, obviando la posibilidad de negociar con los hutíes, respaldados por Irán.

La ofensiva, denominada como "Victoria de Oro", cuenta con el apoyo de los aviones de la coalición árabe, que hoy llevaban a cabo bombardeos contra objetivos en el sur y el este de la ciudad.

Al menos 10.000 soldados de las fuerzas yemeníes, sudanesas, saudíes y emiratíes participan en las operaciones militares, que hoy se dirigen contra el aeropuerto de Al Hudeida, ubicado al sur de la urbe, según indicaron a Efe fuentes militares.

La ONU ha advertido de que una ofensiva en esta ciudad podría afectar a más de 600.000 civiles que viven ahora en la localidad y sus alrededores.

El puerto de Al Hudeida es además un punto clave para la entrada de ayuda y alimentos en el Yemen, que vive la peor crisis humanitaria de todo el mundo.

Ante la inminente ofensiva, Naciones Unidas confirmó el martes la retirada de su personal internacional de la zona, aunque decidió mantener a empleados yemeníes para garantizar operaciones clave.

Stéphane Dujarric, el portavoz de la organización, aseguró hoy que la ONU y sus socios humanitarios siguen trabajando en Al Hudeida y están distribuyendo en la provincia 70.000 kits de respuesta rápida, que incluyen raciones de comida para alimentar durante una semana a dos familias y otros productos esenciales.

También se está suministrando entre otras cosas combustible para bombas de aguas y salas de urgencias en los hospitales.

"Todas las partes deben cumplir con su obligación de facilitar la asistencia humanitaria, lo que incluye asegurar acceso y evitar atacar suministros humanitarios", dijo Dujarric.

Según Naciones Unidas, las operaciones de ayuda se verán muy afectadas en caso de combates prolongados en áreas con alta densidad de población y los ciudadanos que busquen escapar de las zonas de combate deben poder hacerlo sin trabas.