Diario Vasco

Colombo, 13 jun (EFE).- Un tribunal penal de Maldivas condenó hoy a un año y siete meses de prisión por "obstrucción de la justicia" al presidente del Tribunal Supremo del país, Abdulla Saeed, y al exdictador Maumoon Abdul Gayoom, encarcelados desde febrero en plena crisis política en el país.

Gayoom, Saeed y el exjuez del Supremo Ali Hameed, detenidos después de que el máximo órgano judicial emitiese dos sentencias favorables a la oposición, fueron condenados por negarse a entregar sus teléfonos móviles en el momento de su arresto el pasado febrero, indicó a Efe la abogada del presidente del Supremo, Hissan Hussain.

El 1 de febrero el Supremo ordenó anular las sentencias condenatorias a nueve opositores y rehabilitar en el cargo a doce diputados contrarios al Gobierno, una sentencia que el presidente maldivo, Abdulla Yameen, decidió no acatar.

Tras días de incertidumbre, el 5 de febrero el presidente declaró el estado de emergencia argumentando que el Supremo y Gayoom habían orquestado un golpe de Estado para derrocarlo.

La sentencia de hoy contra Saeed y Hameed fue anunciada sin la presencia de sus abogados, que decidieron abandonar la sala y presentar su dimisión como defensores de los condenados alegando irregularidades en el proceso, según la abogada.

"Las razones que citamos incluyeron incapacidad para desempeñar nuestra profesión por la conducta altamente irregular de las vistas, en violación del Código Procesal Penal, e incapacidad para representar a los jueces (acusados) garantizando que tengan un juicio justo debido a la conducta del magistrado", agregó.

Precisó que el juez a cargo del caso negó a los condenados una prórroga para encontrar nuevos representantes legales y, además, se negó a llamar a los testigos de la defensa.

Expertos independientes de derechos humanos de la ONU condenaron en febrero la detención de los jueces del Supremo y la calificaron de ataque a la independencia judicial.

La Unión Europea (UE) y Estados Unidos rechazaron la detención de los magistrados y alertaron de que la situación en Maldivas no es "acorde con los principios democráticos de separación de poderes".

Maldivas celebrará elecciones generales el próximo agosto y la oposición pretendía presentar como candidato al expresidente Mohamed Nasheed, condenado en 2015 en un controvertido fallo.

En la sentencia del 1 de febrero pasado que desató la crisis, el Supremo anuló la condena contra Nasheed, pero un nuevo fallo del máximo tribunal -ya con el presidente del organismo y uno de sus magistrados en prisión- revocó esa decisión y confirmó la condena.