Diario Vasco

Brasilia, 13 jun (EFECOM).- El presidente brasileño, Michel Temer, informó hoy de que el Gobierno ha decidido liberar el acceso a unos fondos complementarios de la jubilación, que hasta ahora sólo se permitía después de los 60 años, lo que podría suponer una inyección de hasta 34.000 millones de reales (unos7.800 millones de euros) en la economía nacional.

Esta decisión forma parte de nuevas medidas del Gobierno brasileño para intentar reanimar la economía del país, que aún no termina de consolidar su recuperación pese al ligero repunte que en 2017 puso fin a dos años de aguda recesión

"Son valores preciosos" que pueden "ayudar a mejorar la vida de las personas", declaró el mandatario al hacer el anuncio durante un acto celebrado en el Palacio presidencial de Planalto.

Temer subrayó que "son recursos de los propios trabajadores", que así "podrán hacer una reforma en su casa, aumentar el consumo" y, de esa manera, colaborar con la reactivación de la actividad económica.

La economía brasileña creció en 2017 un 1 %, después de una aguda recesión que le costó al país una caída de siete puntos porcentuales en el producto interior bruto (PIB) entre 2015 y 2016.