Diario Vasco

París, 13 jun (EFE).- El nuevo ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, criticó hoy que la Unión Europea "hace la política del avestruz" con la inmigración ilegal, que consideró "un problema colectivo que hay que abordar como tal".

En una entrevista con varios diarios europeos, entre ellos "Le Monde", argumentó que la decisión del Gobierno español de acoger en el puerto de Valencia al barco Aquarius, con 630 inmigrantes a bordo, "es un intento de generar en la UE una reflexión, y sobre todo una acción", ya que "Europa hace la política del avestruz".

"Si no somos capaces de tomar las fronteras exteriores como una frontera común, el espacio Schengen se va a derrumbar. Hace falta una política común, por un lado para los demandantes de asilo y por el otro para quienes generan un flujo migratorio porque buscan una vida mejor", subrayó.

Borrell no quiso polemizar con el Gobierno italiano, que consideró una "victoria" el anuncio de Madrid, y opinó que "el problema de la inmigración no es italiano, ni lo era griego ayer, ni lo será español pasado mañana".

El ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, "ha sido elegido con un programa sobre la inmigración que no comparto, pero no puede decirse que fuese inesperado", señaló.

Tras descartar que la recepción del Aquarius provoque un "efecto llamada" para otros inmigrantes, llamó la atención sobre el hecho de que un mayor desarrollo de África causará a corto plazo un aumento de inmigrantes hacia Europa, "antes de que las oportunidades creadas en los países de salida sean suficientes para quedarse allí".

Respecto al papel de España en la construcción comunitaria, Borrell llamó a ser "más activos", ya que, a su juicio, las circunstancias que se viven en países europeos como Reino Unido, Italia, Francia o en Europa del Este "así lo permiten".

"España puede modestamente desempeñar un papel para promover la integración de Europa, porque estamos convencidos de que nuestro futuro pasa por la construcción europea", añadió.