Diario Vasco

Pamplona, 13 jun (EFE).- El rey Felipe VI ha asistido en el auditorio Baluarte de la capital navarra al acto de apertura del V Congreso Internacional Arquitectura y Sociedad, en el que los expertos debatirán durante dos días cómo proyectar para el futuro una ciudad "mas justa".

La presencia del rey en esta cita de arquitectura no es nueva, ya que también estuvo en el acto inaugural de la primera edición, entonces como príncipe de Viana, y regresó en 2016 para la cuarta edición ya como rey, en ambos casos, a diferencia de hoy, acompañado por doña Letizia.

Un acompañamiento, ha dicho Patxi Mangado, promotor y patrono de la Fundación Arquitectura y Sociedad, organizadora del acto, que pone de manifiesto "su interés por la ciudad y la arquitectura, que no es un lujo sino un derecho para los ciudadanos".

Don Felipe, que ha llegado acompañado por el ministro de Fomento, era esperado en la calle junto a los reporteros por un grupo de ciudadanos a los que ha saludo, mientras le coreaban vivas y mostraban banderas de España en el día en que su cuñado Iñaki Urdangarin ha conocido que tiene cinco días de margen para entrar en prisión a cumplir la condena de 5 años y 10 meses que le ha impuesto el Tribunal Supremo en el caso Nóos.

En la puerta de Baluarte, el monarca ha sido recibido por la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos; la delegada del Gobierno en la Comunidad Foral, Carmen Alba; y el presidente de la Fundación Arquitectrua y Sociedad y exministro, Carlos Solchaga.

Ya en el interior ha saludado a las autoridades, patronos y ponentes del congreso, entre ellos la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, antes de acceder a la sala del congreso, en el que no ha intervenido.

Durante dos días escritores, fotógrafos, críticos de arquitectura, políticos y arquitectos de diferentes países abordarán cómo proyectar las ciudades del futuro a partir del principio de que "la arquitectura debe estar subordinada a las necesidades de la ciudad, de lo colectivo, de la sociedad", ha afirmado Carlos Solchaga en su intervención.

Y ha subrayado que en 2050 dos terceras partes de la población mundial vivirán en ciudades, por lo que serán el centro de la cultura, el pensamiento o la capacidad financiera y por eso, "por encima de tendencias, habrán de ser sostenibles".

En este sentido, Mangado ha subrayado que en la actualidad la mayoría de las ciudades "no son coherentes con un crecimiento sostenible" en lo económico y lo social y comprometido medioambientalmente.

Por su parte, la presidenta de Navarra, Uxue Barkos, ha defendido "un nuevo urbanismo más social y sostenible", por una trama urbana en la que "convivan con armonía los usos residenciales, dotacionales, de actividad económica, cultural o de ocio", y que "sepa dar respuesta a las desigualdades y desequilibrios sociales".