Diario Vasco

Gijón, 13 jun (EFE).- El defensa Alberto Lora puso este miércoles fin a doce temporadas en el Sporting reconociendo que su cabeza le pide "una experiencia en el extranjero", en un comparecencia en la que estuvo rodeado de su familia, compañeros y el consejo de administración con el presidente, Javier Fernández, a la cabeza.

El club le hizo entrega de un cuadro y del brazalete de capitán firmado por todos sus compañeros, así como un emotivo vídeo en el que se recoge su trayectoria deportiva desde su etapa de alevín y en el que también participaron compañeros actuales como Canella, Carmona o Sergio Álvarez, y excompañeros como Iván Cuéllar, presente en el acto, Miguel de las Cuevas o Nacho Cases.

Lora dedicó su intervención a dar las gracias a todo el mundo, desde las cocineras de la escuela de Mareo a sus entrenadores y compañeros, pero especialmente a la afición, de la que aseguró que solo recibió "cariño y ni una sola muestra de reproche".

"Un cariño que he tratado de devolver dándolo todo en el campo; ya no soy jugador del Sporting pero siempre seré un aficionado más esté donde esté", afirmó Lora, que deseó un rápido ascenso del Sporting "porque es en Primera donde merece estar".

Lora tuvo palabras de recuerdo para Luis Morán por ser el primero que le acogió a su llegada a Gijón, para Acebal y Emilio de Dios, que fueron los que le ficharon, y para todos los compañeros y entrenadores que ha tenido a lo largo de estas doce temporadas en el club gijonés.

"Después de doce temporadas me quedó con el año de los guajes, un año en el que volví a disfrutar del fútbol, un año en el que nos juntamos un grupo de chavales que apenas tenía unos partidos en Segunda B junto a otros de la primera plantilla, pero conseguimos algo histórico", afirmó Lora en referencia a la temporada del último ascenso a las órdenes de Abelardo, aunque el defensa rojiblanco tuvo un especial recuerdo para Manolo Preciado, el entrenador que le hizo debutar en Primera división, y por su puesto para Quini.

"Quini, El Brujo, cualquier cosa que diga se quedará corta, no creo que nunca me vuelva a encontrar a una persona más buena que él", aseguró un emocionado Lora en su despedida.

Alberto Lora se formó en la cantera del Real Madrid, club que abandonó en la temporada 2006-07 para incorporarse al filial del Sporting, del que hoy se despide tras doce temporadas destacando la 2010-11, en la que fue elegido por la afición como el mejor jugador del equipo haciéndose acreedor al trofeo Molinón de Plata.

Sin embargo, las dos últimas temporadas estuvo muy condicionado por las lesiones que apenas le permitieron jugar, aunque Rubén Baraja sí le dio minutos en las últimas jornadas de esta temporada, momento al que llegó recuperado de las molestias que arrastró desde la pretemporada.