Diario Vasco

Nairobi, 13 jun (EFE).- El presidente de la Comisión de la Unión Africana (UA), Moussa Faki Mahamat, apoyó hoy la cumbre celebrada en Singapur entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, y pidió a ambos líderes que "sigan trabajando juntos" para implementar los acuerdos firmados.

Mahamat "espera que la República Popular Democrática de Corea (nombre oficial de Corea del Norte) y Estados Unidos no tiren la toalla y trabajen juntos animados por el espíritu constructivo para implementar de manera completa los resultados de su cumbre", indica la UA en un comunicado emitido desde su sede en Adís Abeba.

Para la organización panafricana, el "establecimiento de nuevas relaciones" entre los dos países y los acuerdos firmados, especialmente los relativos a la desnuclearización de la península coreana, "son de vital importancia para todo el mundo, incluida África".

La UA considera que los últimos acontecimientos darán paso a una "nueva era de paz, prosperidad y confianza mutua" en Corea.

Asimismo, la institución recuerda su compromiso con los principios de resolución pacífica de disputas y con la no proliferación de armas de destrucción masiva, incluyendo las nucleares.

Algunos países africanos como Nigeria -cuyo presidente, Muhammadu Buhari, visitó recientemente EEUU y fue recibido por Trump en la Casa Blanca- han mostrado su satisfacción por la reunión entre ambos líderes, la primera de este tipo celebrada hasta el momento.

En un comunicado reproducido por medios locales, el Ministerio de Asuntos Exteriores nigeriano aseguró que "el resultado de esta cumbre refuerza la postura de Nigeria sobre la necesidad de diálogo continuado con el objetivo de resolver pacíficamente los conflictos y crisis".

El portavoz de la diplomacia nigeriana, Tope Elias-Fatile, indicó que "Nigeria es optimista al pensar que los dos países mantendrán los compromisos adquiridos durante esta destacada cumbre".

En el encuentro en Singapur, Pyongyang reafirmó su compromiso con la desnuclearización de la península coreana y Washington ofreció garantías de seguridad al régimen.

Aunque Trump no retirará a las tropas estadounidenses en Corea del Sur ni levantará las sanciones contra el régimen norcoreano "mientras siga habiendo armas nucleares", sí aseguró que suspendería las maniobras militares porque "bajo las actuales circunstancias, es inapropiado realizar juegos de guerra".