Diario Vasco

Madrid, 29 may (EFE).- El escritor finlandés Petri Tamminen llega a España con "Novela negra", una caricatura del género publicada por la editorial Meettok. "Aunque la novela de detectives finlandesa es en sí, ya, una parodia", advierte el autor en una entrevista con Efe.

Tamminen, nacido en 1966 y con seis novelas y cuatro libros de cuentos en su haber, confiesa que salta ahora al género por excelencia de los países nórdicos por "envidia".

"La novela negra vende muy bien, y a mí la verdad es que me daba un poquito de envidia, he de confesar, porque mis novelas tampoco venden tanto. Así que quería un libro donde el protagonista fuera un comisario y donde hubiera un malvado criminal", explica.

Su comisario es Vehmas, un hombre que ha visto de todo y piensa que el trabajo policial es poesía folclórica. Pero cuando una ola de depresiones sacude Finlandia, está dispuesto a atrapar a su criminal como si se tratase del clásico juego del gato y el ratón.

"La novela de detectives finlandesa es en sí, ya, una parodia. Todas las cosas que cuentan las novelas negras finlandesas son realmente imposibles, lo que podría funcionar en Estados Unidos, en Finlandia no es posible", explica Tamminen.

"Lo que pasa es que yo lo he escrito en forma de parodia -continúa-. Quería hablar de temas relacionados con el alma, de una manera muy concreta y filosófica, pero muchas veces puede sonar a moralina, aunque en este caso, no".

En esa epidemia de episodios depresivos que relata "Novela negra", una novia es abandonada en el altar, se cancela una excursión escolar, un consejero de estado ha perdido la ilusión por vivir... y detrás de todo ello está Ängstrom.

El hábil criminal, cuyo nombre, además de una unidad de longitud, es una palabra sueca que vendría a significar "corriente de vapor", también parece haber atacado Suecia provocando oleadas de amor al prójimo. ¿Qué artículo de la ley dice que deprimir a la gente sea ilegal?

"Escribir una novela es para mí, muy difícil. En realidad, estos dos personajes no son solo personajes, y Vehmas soy yo, es una imagen de mí mismo. Se trata de una terapia narrativa, quizás ver el problema desde fuera, y ahí viene el modelo para el personaje de Ängstrom", comenta el escritor.

Conocido en su país natal por su humor lacónico, Tamminen muestra también un retrato de la sociedad finlandesa, que tiene que "desarrollar su comunicación" y "aprender a saludarse los unos a los otros, a tratar el uno con el otro".

"La novela trata sobre todo la falta de piedad, que está tan metida ya dentro que las personas ni si quiera pueden ya perdonarse a sí mismas. Esto es lo que ocurre en la sociedad finlandesa, claro, yo no sé lo que ocurre en la sociedad española", apostilla.

Aunque, añade, a pesar de que no entiende "nada de español", sí "puede entender" la comunicación no verbal: "Me parece increíble, eso no sería posible en Finlandia", concluye el escritor que describe en "Novela negra" la mentalidad y pensamientos de la sociedad finlandesa.