Diario Vasco

La Haya, 17 may (EFE).- La defensa del líder holandés de extrema derecha Geert Wilders calificó hoy de "sesgado" al tribunal que debe decidir la apelación de su condena por incitación a la discriminación y pidió su impugnación.

Wilder, líder del Partido de la Libertad (PVV en neerlandés), el segundo más votado en Holanda, volvió hoy a los juzgados, después de su condena de 2016 por unas declaraciones racistas contra la comunidad marroquí.

Un tribunal de Schiphol celebró hoy el primer día del recurso de apelación, pues la defensa había pedido anular la sentencia, mientras que la Fiscalía reclamó sumar otra condena por incitación al odio, cargo del que fue absuelto en la fase anterior del juicio, y una multa de 5.000 euros.

Los magistrados no aceptaron hoy la solicitud de Wilders de posponer el juicio para investigar primero al líder del partido D66 (liberal progresista), Alexander Pechtold, razón por la cual pidió la impugnación del tribunal.

Pechtold hizo en febrero unas declaraciones en las que sugería que los rusos no saben corregir "sus propios errores", palabras que según Wilders son "comparables" a las que pronunció él en 2014, cuando reclamó que en Holanda hubiera menos marroquíes.

Los jueces respondieron que la decisión de investigar a Pechtold recaía en la Fiscalía, la cual ya había anunciado que no existen suficientes argumentos para comenzarla.

Otra corte independiente deberá estudiar la solicitud de impugnación de Wilders, por lo que la decisión final del recurso de apelación, prevista para el 6 de julio, podría retrasarse.

Por otro lado, Wilders anunció hoy sus planes para organizar un concurso de dibujo en el Parlamento holandés cuyo tema principal sería retratar al profeta Mahoma, algo prohibido en el islam.