Diario Vasco

Islamabad, 17 may (EFE).- El Tribunal Superior de Lahore (este) rechazó hoy una denuncia por traición contra el ex primer ministro pakistaní Nawaz Sharif, quien afirmó que los terroristas que atentaron en la ciudad india de Bombay partieron de Pakistán, unas declaraciones que han provocado una tormenta en el país.

"El juez rechazó nuestra petición e indicó que nos dirijamos al Ministerio del Interior en lugar de al tribunal", dijo a Efe el letrado Ishtiaq Chaudhry, abogado del partido Pakistan Awami Tehreek (PAT).

La fuente indicó que mañana apelarán la decisión del tribunal para que el exmandatario sea juzgado por traición por implicar al país en el atentado, que causó 166 muertos en Bombay en 2008 y del que la India ha acusado a un grupo terrorista paquistaní.

El pasado sábado Sharif dio una polémica entrevista al diario "Dawn" que ha provocado una tormenta política en el país y el rechazo del Gobierno, el Ejército y la oposición.

"Organizaciones insurgentes están activas. Llámelas actores no estatales, ¿debemos permitir que crucen la frontera y maten a 150 personas en Bombay?", se preguntó el político en la entrevista.

Esas declaraciones hicieron que varios partidos presentaran denuncias por traición contra Sharif, inhabilitado en julio por el Tribunal Supremo por "deshonesto" en una polémica decisión.

Otro de los denunciantes retiró hoy su querella contra el político también ante el Tribunal Superior de Lahore y la presentará en los próximos días en otro tribunal.

"He retirado la denuncia porque el juez está a favor de Sharif y pasado mañana presentaré la denuncia en otro juzgado", dijo a Efe Aftab Virk, del partido Pakistan Zindabad.

Además, uno de los principales partidos opositores, el Tehreek-i-Insaf (PTI), presentó el martes una denuncia también por traición en la ciudad de Karachi, en el sur del país, que todavía tiene que ser valorada por el tribunal.

Desde su inhabilitación por no informar en su declaración como candidato de un sueldo que recibió de una empresa de un hijo, Sharif, uno de los hombres más ricos de Pakistán, celebra continuos mítines en los que acusa a "poderes ocultos" de estar detrás de su caída, pero hasta ahora no había hecho declaraciones de este tipo.