Diario Vasco

Skopje, 17 may (EFE).- La primera ministra británica, Theresa May, pidió hoy a la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM) a seguir resistiéndose contra la influencia de Rusia y agradeció al Gobierno de Skopje el apoyo dado tras el envenenamiento en el Reino Unido del exespía doble Serguéi Skripal.

"Rusia está intentando influir en los países europeos, como lo hace en los Balcanes occidentales, a través de ciberataques y propaganda. Es importante mantenerse unidos contra Rusia", dijo May en una rueda de prensa conjunta con su homólogo macedonio, Zoran Zaev.

La primera ministra, quien llegó a Skopje tras asistir junto a Zaev en la cumbre UE-Balcanes occidentales en Sofía, añadió que el apoyo brindado por ARYM y otros países en el caso Skripal "fue muy importante para nosotros".

Tras el envenenamiento de Skripal y su hija en la localidad inglesa de Salisbury en marzo pasado, de lo que Londres acusó a Moscú, el Gobierno de Zaev expulsó a un diplomático de la embajada rusa en Skopje, siguiendo el ejemplo de otros países occidentales.

Zaev, por su parte, pidió a May respaldar las aspiraciones de su país de ingresar en la Unión Europea y la OTAN, adhesión que mantiene bloqueada Grecia por las diferencias respecto al nombre definitivo de esta exrepública.

"Con su presencia aquí, querida primera ministra, confirma que el Reino Unido respalda nuestra región. Merecemos un futuro europeo", añadió Zaev.

El primer ministro macedonio aprovechó su estancia en Sofía para reunirse hoy con el primer ministro griego, Alexis Tsipras, y dar un nuevo impulso a las negociaciones para solucionar la disputa sobre el nombre.

Tras esa reunión, en la que se pusieron de acuerdo sobre una opción de nombre que podría ser "aceptable para ambos países" -en palabras de Zaev-, ambos constataron que se han logrado grandes avances pero reconocieron que todavía hay pasos que dar, sobre todo para recabar apoyos de los partidos de oposición en sus respectivos países.